Se trata de un puñado de cuadras de Providencia que han resistido el paso del tiempo –y las inmobiliarias–, por lo que se han ido mezclando antiguos y nuevos actores que hacen del área un sector interesante. Acá, algo de su oferta gastronómica. Por Álvaro Peralta Sáinz