El socio y fundador de Casa&Ideas, Mauricio Russo, contó su historia de fracaso, la de la crisis que tuvo a la empresa al borde del default. Y lo hizo en el marco de la Fuck Up Nigths, organizadas por Chivas Regal, en donde recordó el episodio de la venta del 30% de la compañía a […]

  • 18 agosto, 2016

russo

El socio y fundador de Casa&Ideas, Mauricio Russo, contó su historia de fracaso, la de la crisis que tuvo a la empresa al borde del default. Y lo hizo en el marco de la Fuck Up Nigths, organizadas por Chivas Regal, en donde recordó el episodio de la venta del 30% de la compañía a socios de Celfin: “Nos faltó plata y nos compró un fondo el 30% de la empresa sin entender nada del negocio”, dijo el empresario.

Dentro de los errores que reconoció, estuvo la expansión internacional y creer que Sudamérica les quedó chico. Se fueron a Estados Unidos, a Colombia y el plan no resultó. “Fue la tormenta perfecta: perdimos el ADN y nos mandamos una expansión internacional. El año 2011 tuvimos que retomar la compañía y meternos a arreglar el negocio. El 2011, de verdad esta compañía estaba knock out, en el suelo, mal. Tenía una deuda infinita, un stock que llegaba hasta Arica y unos socios arrancando… y los bancos dijeron vamos a cobrarle a Russo. Ochenta millones de dólares de deuda”, recordó Russo.
El empresario dijo que tras ello vino un proceso de refundación de la empresa. Agregó que hoy están con menor deuda, resultados azules, abriendo locales, creciendo.
“Inauguramos nuestra tienda 31 en Costanera Center, una tienda importante. Son 1.900 metros cuadrados y esta confianza de los centros comerciales costó volver a tenerla”, aseguró.