Con los dientes afilados, esperando a que salga el reglamento que define cómo y cuándo les llegarán las platas del nuevo royalty, están las regiones. En los próximos días, la Contraloría debiera despachar el decreto que raya la cancha respecto de la administración, operación, condiciones, destino y distribución de los recursos adicionales aportados por la gran minería, tras el aumento del impuesto el año pasado. El decreto 746 del ministerio de Hacienda entró al órgano contralor el 13 de junio pasado y fue devuelto para su corrección en la penúltima semana del mismo mes. Por eso, se espera que sea publicado en los próximos días. El reglamento tiene más que ansiosos a los intendentes, pues implicará una inyección de recursos frescos a sus regiones en vísperas de un año electoral. De ahí que los caciques locales estén tan atentos a los anuncios provenientes desde Santiago… En todo caso, fuentes conocedoras del documento adelantan que las platas sólo podrán destinarse a proyectos de innovación o a urgencias locales. En total, en 2010 las grandes empresas mineras tributaron 923 millones de dólares por el royalty, de los cuales unos 300 millones corresponden al aporte adicional establecido el año pasado cuando, tras una tenaz negociación en el Congreso, se estableció un aumento en la tasa impositiva. Con estos recursos el gobierno esperaba apoyar la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del 27 de febrero de 2010, y para conseguir el apoyo parlamentario acordó crear un nuevo Fondo de Inversión y Reconversión Regional, que destinará a las regiones productoras un tercio de todos sus recursos: es decir unos 100 millones de dólares en 2011. Los otros dos tercios se irán a las demás regiones.

  • 28 junio, 2011

Con los dientes afilados, esperando a que salga el reglamento que define cómo y cuándo les llegarán las platas del nuevo royalty, están las regiones. En los próximos días, la Contraloría debiera despachar el decreto que raya la cancha respecto de la administración, operación, condiciones, destino y distribución de los recursos adicionales aportados por la gran minería, tras el aumento del impuesto el año pasado.

El decreto 746 del ministerio de Hacienda entró al órgano contralor el 13 de junio pasado y fue devuelto para su corrección en la penúltima semana del mismo mes. Por eso, se espera que sea publicado en los próximos días.

El reglamento tiene más que ansiosos a los intendentes, pues implicará una inyección de recursos frescos a sus regiones en vísperas de un año electoral. De ahí que los caciques locales estén tan atentos a los anuncios provenientes desde Santiago…

En todo caso, fuentes conocedoras del documento adelantan que las platas sólo podrán destinarse a proyectos de innovación o a urgencias locales. En total, en 2010 las grandes empresas mineras tributaron 923 millones de dólares por el royalty, de los cuales unos 300 millones corresponden al aporte adicional establecido el año pasado cuando, tras una tenaz negociación en el Congreso, se estableció un aumento en la tasa impositiva.

Con estos recursos el gobierno esperaba apoyar la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto del 27 de febrero de 2010, y para conseguir el apoyo parlamentario acordó crear un nuevo Fondo de Inversión y Reconversión Regional, que destinará a las regiones productoras un tercio de todos sus recursos: es decir unos 100 millones de dólares en 2011. Los otros dos tercios se irán a las demás regiones.