La instrucción del presidente y jefe de operaciones del Ritz Carlton, Simon Cooper, se escuchó hasta en Santiago: el lujo tradicional debe dar espacio también a la innovación para no ceder ante la competencia, y es así como ya se habla de una nueva era para la compañía. A nivel mundial, la novedad es la […]

  • 6 agosto, 2008

La instrucción del presidente y jefe de operaciones del Ritz Carlton, Simon Cooper, se escuchó hasta en Santiago: el lujo tradicional
debe dar espacio también a la innovación para no ceder ante la competencia, y es así como ya se habla de una nueva era para la compañía. A nivel mundial, la novedad es la reserva natural habilitada en Krabi, Tailandia, y se prepara la inauguración de la segunda, en enero de 2009, en el arrecife Molases en Turcos y Caicos. En Moscú, en tanto, un bar dispuesto en el techo del edificio ofrece una vista privilegiada a la Plaza Roja.

En Chile, el hotel situado en Apoquindo también se adapta a los nuevos tiempos yel plan de marketing de la empresa incluye nuevos programas. Uno de los últimos es el llamado “Salvando a la ballena azul”, que contempla un viaje a la Patagonia para colaborar con científicos en esta tarea en el Golfo del Corcovado. Lujo de alto nivel, pero distinto a lo habitual. El objetivo, se explica en el Ritz, es aumentar la pasión turística por los países que acogen a la cadena.