La cómoda victoria de Sebastián Piñera en el balotaje ha generado un fuerte impacto en el tipo de cambio y también en la bolsa, que el lunes experimentó su mayor alza en nueve años. Pero estas mejores expectativas y mayor sensación de confianza también están teniendo efecto en el riesgo país de Chile, según se […]

  • 20 diciembre, 2017
Stadtzentrum

Stadtzentrum

La cómoda victoria de Sebastián Piñera en el balotaje ha generado un fuerte impacto en el tipo de cambio y también en la bolsa, que el lunes experimentó su mayor alza en nueve años.

Pero estas mejores expectativas y mayor sensación de confianza también están teniendo efecto en el riesgo país de Chile, según se desprende de la variación de los Credit Default Swaps (CDS) a cinco años.

Según datos de Bloomberg, el costo de asegurar la deuda de Chile contra un default se ubica en apenas 50 puntos de diferencia respecto del referencial de clasificación más alta. La cifra implica una baja de 4,15% en relación a el día lunes.

Se trata además del nivel más bajo para el riesgo país de Chile en más de nueve años, específicamente desde mediados de junio de 2008.

Con este resultado, Chile confirma su posición como el país con menos riesgo de América, sólo por detrás de Canadá y EEUU.

Las mejores perspectivas para Chile están asociadas a la mayor certidumbre que da un gobierno de Sebastián Piñera, que es promercado.

“Todo el escenario de cambio en el ciclo político fue durante 2017 un argumento interesante y que siguieron bastante de cerca los inversionistas extranjeros. Que se concrete ese escenario y que haya certeza, es positivo desde el punto de vista de lo que se puede esperar en los próximos años“, dijo a Diario Financiero, el responsable de estrategia de renta variable para el Cono Sur y la Región Andina en JPMorgan, Diego Celedón, a propósito de la reacción de la bolsa a la victoria de Piñera.

Pero los análisis sobre el arribo de Piñera no son unánimes. Para Fitch, los resultados de las elecciones “no alteran significativamente el panorama de crecimiento económico y finanzas públicas del país”.

En agosto, la institución recortó la calificación de deuda soberana de “A+” a “A”, debido a la desaceleración del crecimiento y el deterioro de las métricas de deuda.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.