La fotógrafa Valeria Zalaquett realiza un novedoso proyecto que combina arte y diseño con imágenes de suelo a cielo que dan cuenta de la geografía chilena.

  • 10 diciembre, 2009


La fotógrafa Valeria Zalaquett realiza un novedoso proyecto que combina arte y diseño con imágenes de suelo a cielo que dan cuenta de la geografía chilena.

La fotógrafa Valeria Zalaquett realiza un novedoso proyecto que combina arte y diseño con imágenes de suelo a cielo que dan cuenta de la geografía chilena. Por María Jesús Carvallo

Licenciada en filosofía, fotógrafa de alma. Así se define Valeria Zalaquett, quien lleva más de 15 años con la cámara al hombro retratando objetos, personas, las luces y sombras de la vida cotidiana. Proveniente de una familia ligada a la cultura y al coleccionismo, el arte ha sido un refugio natural para ella desde que tiene uso de razón.

En un principio empezó trabajando como fotógrafa ligada al espectáculo, captando imágenes de bailarines, cantantes, actores y performers, siempre buscando un ángulo nuevo. Pero después de siete años de “circo” se sintió limitada. “Llegó un minuto en que la fotografía análoga me quedó chica y mi cabeza pedía mucho más de lo que los materiales me podían entregar”.

Entonces postuló con éxito a la beca Ford para estudiar un postgrado en Artes Digitales en Barcelona. Se abrió una nueva dimensión en su carrera, tanto así que después de España se fue a Holanda a vivir tres años, donde formó la empresa fotográfica Vizuale. “Desde ese momento el límite no es el medio, sino mi propia imaginación. Más que una fotógrafa, pasé a ser una artista visual”.

Hoy sus fotografías parecen verdaderas pinturas. Imágenes superpuestas, en blanco y negro y en color, como si fueran capas de óleo que dan la sensación de una realidad diferente, original y ajena al modelo. “Las fotografías normales, sin retoques, muestran la realidad tal como es; yo, en cambio, busco que mi trabajo tenga varios niveles de comprensión. Para eso agrego capas y elementos con el computador, luces y texturas para que la visión sea más completa. Doy a conocer lo que tengo en mi cabeza, la manera como percibo una imagen más que como se ve”.

Después de cuatro años siendo parte del proyecto arsVirtual de la Fundación Telefónica de España, de haber acompañado a las compañía De la Guarda y Fuego en sus giras, y luego de exponer en la Bienal de Ámsterdam, en ArteBA y en otras ferias internacionales, Valeria decidió volver a Chile. Entre sus últimos proyectos destaca una intervención en el hotel W. Se trata de una verdadera puesta en escena: más de 1.800 metros cuadrados de papel fotográfico que cubren pasillos, piezas y hasta la señalética de las 200 piezas. Por casi un año recorrió Chile buscando lugares únicos de su geografía. Cada uno de los 7 pisos fue ambientado con una temática específica: lagos, bosques, ríos y cascadas, glaciares, desierto, cordillera y mar.

Imágenes que van desde lo figurativo a lo abstracto, de lo general a lo específico. Se trata de un recorrido imaginario por el país, una exposición permanente que se instala y comunica con los pasajeros. “Para mí el arte tiene que ver con hablar de aquello que los otros lenguajes no pueden decir. El lenguaje tradicional tiene discursos, pero hay aspectos de la experiencia humana que no lo tienen. El arte es capaz de situarte en un estado diferente. Da a conocer una sensación que no se es capaz de sentir o de ver con otros medios. Una segunda lectura”.

 

 

 

Ventas navideñas

Para celebrar un año desde su apertura, la Sala Cero de la galería Animal inaugurará la Segunda Feria de Arte Joven Sala Cero. Entre los participantes estarán Cecilia Avendaño, José Benmayor, Cristóbal Cea, Antonia Cruz y Francisca Eluchans, entre otros. Abierta al público hasta el 31 de diciembre. Alonso de Córdova 3105, Vitacura.

Otro centro que está de aniversario es la galería Moro. Con nueva dirección y más espacio, el lugar organizó una venta especial con obras de Arturo Duclós, Magdalena Atria, Camilo Yáñez y Cristián Salineros. Merced 349, local 12, Santiago Centro.

Igualmente, la galería Praxis, que cambió su nombre a Blanc by Praxis, armó una venta con trabajos de Edwin Rojas, Mario Toral y Roberto Matta, María del Carmen Echavarri, Josefa Balbontín y Carmen Aldunate. Avenida Vitacura 4363.