Las empresas familiares, convengamos, es la forma predominante de organización empresarial en el mundo. Sin embargo, a pesar de que existen desde que el mundo es mundo, no ha sido sino hasta ahora que se han comenzado a estudiar con seriedad. En Chile, Jon Martínez es autoridad en la materia. Partió con el tema en […]

  • 23 marzo, 2007

Las empresas familiares, convengamos, es la forma predominante de organización empresarial en el mundo. Sin embargo, a pesar de que existen desde que el mundo es mundo, no ha sido sino hasta ahora que se han comenzado a estudiar con seriedad. En Chile, Jon Martínez es autoridad en la materia. Partió con el tema en la Universidad Adolfo Ibáñez. Hoy es profesor titular de la Cátedra de Empresas Familiares Jorge Yarur Bana en la Universidad de los Andes y está próximo a lanzar el libro Reto al destino, donde da algunas recetas para vencer al destino y perdurar con éxito a través de las generaciones.

Entre otras cosas, el libro muestra estadísticas mundiales sobre el tema. En Estados Unidos –por ejemplo– a estas empresas no se les da más de 12% de supervivencia, mientras que en el Reino Unido es 14%. En América latina los datos son aún más alarmantes. En Argentina el 70% de las empresas familiares desaparece en cada generación. En Brasil, solo el 30% suele pasar a la segunda, y un 5% a la tercera.

En Chile los estudios también nos podrían dejar perplejos. La antigüedad media de las pequeñas y medianas empresas es de 31 años, y solo un 16% de estas compañías supera los 50 años de vida.