Vivir la experiencia de un auto de alto performance, en un formato compacto y que puede ser utilizado todos los días son la propuesta de los “Hot Hatch”, es decir hatchbacks deportivos de alto rendimiento. Un actor clave de esta raza acaba de renovarse en Chile: el nuevo Renault Mégane RS.

  • 22 noviembre, 2018

Un deportivo con prestaciones espectaculares, una suerte de hatchback en esteroides, con variantes que suelen ser el tope de gama y convocar admiración y miradas, los hatchbacks deportivos suelen entregar una experiencia de manejo de alto nivel con un costo más bajo que algunos onerosos deportivos. El Renault Mégane RS cumple con todos estos requisitos y le pone alta la vara a su competencia.

Se trata de la tercera generación de la variante más extrema del modelo, que llega mostrando su palmarés: batió en varias ocasiones el récord de vuelta para autos con tracción simple en el mítico Nordschliefe de Nürburgring, Alemania. Además, propone un nuevo sistema de estabilidad y confort: 4Control System, que promete marcar diferencias.  Promete una máxima de 250 km/h para la variante automática, y de 255 km/h, para la versión con caja manual. Su aceleración de 0 a 100 Km/h es de 5,8 segundos.

Su moto fue desarrollado por los ingenieros de Renault Sport Cars y Renault Sport Racing. Se trata de un bloque motriz, de 1,8 litro, con turbocargador. Así es capaz de desarrollar 285 HP y 390 Nm. Puede trabajar con una transmisión manual o una EDC de doble embrague, automática. “En Chile y el mundo entero el Mégane RS se ha convertido en un ícono de la deportividad, ya que cuenta con los genes propios del automovilismo. Está nueva versión fue todo un reto en su desarrollo por lo que todos los elementos que se han incorporados sorprenderán y hará que mantenga su sitial entre los automóviles de su segmento”, señaló Pablo Arancibia, gerente de Renault Chile.

Como deportivo, ofrece una serie de modos de conducción con la transmisión EDC, como Comfort y Normal, con una operación que tiene como objetivo la comodidad; Sport, con cambios más rápidos, con una sonoridad amplificada; Race, con el foco en el performance deportivo. En estos modos también ofrece Multi Change Down: que permite bajar varias marchas velozmente, para  en pista salir con el máximo empuje de una curva; además del Launch Control: que logra la máxima aceleración gracias al control digital de la cadena de poder.

Cuenta en las luces LED R.S. Vision, en forma de bandera de cuadros, estas ópticas se integran en el parachoques delantero enmarcando la lámina de F1. En su interior, equipa una tablet táctil R-Link 2 –formato 8,7’’ vertical– que permite gestionar todas las prestaciones del vehículo: activación de las ADAS, gestión de los modos MULTI-SENSE, R.S. Monitor, entre otros.

El nuevo Mégane RS llega a un precio desde los $26.990.000 para su versión MT y $28.990.000 en su versión AT.