Dentro de las últimas novedades editoriales destaca la inmensa obra que reúne los Diarios Completos de la escritora estadounidense Sylvia Plath, el viaje de Patricio Fernández a presenciar el fin de la revolución en Cuba y los duros recuerdos de infancia de Camila Couve. Los tres títulos coinciden en la nostalgia de vidas y mundos que no volverán.

  • 19 julio, 2018

Diarios completos, Sylvia Plath.
Edición de Karen V. Kukil. Colección Vidas Ajenas de Ediciones UDP.
En 900 páginas, los Diarios completos de Sylvia Plath abordan la vida de la poeta estadounidense entre 1950 y 1962. Sus inquietudes existenciales y la dificultad permanente que le significó vivir quedan plasmadas en su diario de vida y permiten adentrarse en esa cabeza brillante hasta comprender que haya terminado quitándose la vida de manera tan brutal y después de varios intentos fallidos. Desde muy joven fue una mujer híper consciente de sí misma y de su inteligencia, pero siempre insegura y buscando reprimir o disimular sus fantasmas. La de Plath es una mente llena de propósitos y dudas, que tiene también momentos luminosos en los que describe, con detalle y maestría, escenas cotidianas y distintos personajes. Conmueve su esfuerzo, que suele ir seguido de frustración. “Ayer me sentí alegre, pero enseguida se nubló”, escribe un 10 de enero de 1959.

Cuba, viaje al fin de la revolución, Patricio Fernández.
Debate, Penguin Random House.
Cuando en diciembre de 2014 el mundo se sorprendió con el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, comunicado en paralelo por Raúl Castro y Barack Obama a través de la televisión, Patricio Fernández supo que ahí comenzaba la historia que quería contar. En realidad partió antes con la Revolución misma o con su primer viaje a la isla en pleno período especial, en 1992. Ese mundo que se acaba, con todas sus infinitas contradicciones, es narrado por el autor y por un abanico de voces que recolecta a través de sus viajes, en los cuales sigue hitos como la visita de Obama, el recorrido del Papa Francisco y el multitudinario concierto de los Rolling Stones. Bajo el rótulo de completo fracaso o la persistencia de un sueño, la lectura que se hace de Cuba suele ir acompañada de juicios, de un lado u otro. El libro de Fernández no pretende responder preguntas, pero sí dejar constancia de un pedazo de esta historia.

Estampas de niña, Camila Couve.
Narrativa Hispánica, Alfaguara.
Camila Couve, única hija del pintor y escritor Adolfo Couve y la autora de libros infantiles Marta Carrasco, ha escrito durante toda su vida, pero recién ahora se animó a publicar su primera obra. Son 67 relatos cortos, algunos de pocas líneas, que funcionan tal y como son los recuerdos de infancia: algunas escenas difusas y otras dolorosamente nítidas. La sensación es triste y el ambiente tenso; con un padre complejo e irascible, y una madre con problemas de salud, que trata de armarle una niñez normal. Desde la inocencia de esos años, Couve habla del golpe militar, de la homosexualidad paterna y los amantes de su madre. Los momentos felices aparecen como rayos de sol de invierno, añorables pero tenues.