Por Álvaro Peralta Sáinz Mientras varios insignes lugares del país han visto perder su condición de Zona de Interés Turístico (ZOIT), las zonas aledañas al lago Rapel desde diciembre del año pasado ostentan tal calificación. Sin duda una buena noticia para la actividad turística de este sector, que con la ayuda de diversos organismos gubernamentales […]

  • 2 mayo, 2014

Por Álvaro Peralta Sáinz

rapel1

Mientras varios insignes lugares del país han visto perder su condición de Zona de Interés Turístico (ZOIT), las zonas aledañas al lago Rapel desde diciembre del año pasado ostentan tal calificación. Sin duda una buena noticia para la actividad turística de este sector, que con la ayuda de diversos organismos gubernamentales y privados, ha comenzado a forjar una ruta gastronómica y del ocio alrededor del embalse. Y claro, para ver cómo andaba la cosa, nos dimos una vuelta por esos lados.

Saliendo desde Santiago, una de las mejores formas de aproximarse a Rapel es por la Autopista del Sol para luego, tomando el bypass de Melipilla, conectar con la Ruta CH-66, más conocida como Carretera de la Fruta. Siguiendo por este camino llegaremos al sector de El Manzano (comuna de Las Cabras), donde justo en el kilómetro 62 vale la pena detenerse en un pequeño pero pintoresco restaurante llamado La Cueva del Conejo. Pero ojo, el nombre induce a engaño, porque en realidad Conejo es el apodo de uno de sus dueños. Aquí la especialidad va por el lado de las plateadas a la cacerola y las albóndigas al jugo, ambas contundentes, siempre acompañadas por risottos de mote o quínoa; además de un muy buen pescado frito y mejores empanadas (también fritas) de marisco. Ahora, si quieren probar el excelente conejo escabechado que aquí preparan, deben encargarlo telefónicamente un día antes. Y lo mejor de todo es que, para fines de año, anuncian su traslado a un local mucho más amplio a pocos kilómetros de allí.

Por otra parte, justo en el El Manzano podemos tomar Camino El Estero, ruta pavimentada que nos llevará por la ribera sur del lago Rapel, con muy bonitas vistas y donde se encuentra un esperado proyecto que ya comienza a tomar cuerpo. Se trata del Marina Golf Rapel, que de momento cuenta con un café-restaurante con embarcadero a orillas del lago y una cancha de golf totalmente operativa (con una vista panorámica al embalse), la que poco a poco se comenzará a rodear de casas y edificios. De hecho, ya es posible ver un par de estas últimas construcciones casi terminadas. Ya es posible jugar golf en el lugar, además de recorrer el vasto terreno a caballo o en caminatas guiadas. Asimismo, el restaurante funciona todos los días del año, aunque durante esta época su fuerte son los fines de semana. Cuando comience a estar más operativo, seguro será uno de los puntos altos de Rapel.

Y ya que andamos por la ribera de un lago, también es interesante –y sobre todo entretenido– tomarse un tiempo y navegar en sus tranquilas aguas. Sin duda, la mejor opción para hacer esto es a bordo del Scape, un antiguo pesquero de madera que ha sido acondicionado por su propietario y capitán, Jorge Radic, para lo que él denomina “nautical slow food & wine”, y que en realidad son paseos de un par de horas, medio día o una jornada completa a bordo; conociendo diversos sectores mientras se degusta algún cóctel o un asado –dependiendo de la modalidad del  paseo–, acompañado, claro, de algunas muestras de los mejores vinos de la zona. Además, asegura Radic, “siempre se puede navegar en Rapel”, a pesar de la baja del nivel del agua durante los meses de otoño y primavera. “Sólo hay que saber por dónde andar”, comenta Radic. Y a juzgar por cómo se maneja a bordo del Scape, tomando el timón, agasajando a sus pasajeros y explicando distintas particularidades del lago y su entorno, la verdad es que le creemos.

[box num=”1″]

Pero ya lo hemos dicho, la zona de Rapel es mucho más el borde del embalse. Por lo mismo, también es recomendable alejarse un poco del agua y seguir por la rivera sur hasta empalmar con el camino que lleva hacia Marchigüe, un pueblo que tradicionalmente se asocia al Valle de Colchagua, pero que desde el lado sur del lago está a menos de una hora de camino. Y es poco antes de llegar al pueblo cuando nos encontramos con la Residencia Histórica de Marchigüe, una casona construida hacia fines del siglo dieciocho por los jesuitas, que luego se convirtió en la casa patronal de la Hacienda Los Maitenes y que hace algunos años fue comprada por una familia chileno-italiana que terminó transformándola en un hotel de poco más de veinte habitaciones. En este lugar lo que prima es la tranquilidad y el silencio, que llaman a descansar en sus cómodas dependencias y también a aventurarse en cabalgatas, catas de vino y otras actividades. Además, posee una cocina –obviamente con tintes italianos– elaborada con muchos productos del sector, como sus verduras, quesos y corderos que ellos mismos crían. Si pensamos que uno puede salir de Santiago por la mañana y luego seguir el recorrido que hemos descrito anteriormente, terminar el día comiendo en la Residencia Histórica de Marchigüe y luego descansando en una de sus amplias habitaciones es la mejor combinación.

rapel3

Otro imperdible de esta ruta queda a pocos minutos del hotel, volviendo en dirección al lago, y es tal vez uno de los mejores sitios para visitar con niños. Y no hablamos de un parque de juegos, sino de una lechería, la Lechería Los Maitenes. Lo que pasa es que aquí, además de fabricar excelentes quesos y una línea de manjar que realmente se transforma en un vicio para cualquiera, se ofrece una experiencia de campo que vale la pena vivir, ya sea tomando desayuno en el lugar (con un pan hecho en horno de barro que es para llorar de bueno), en las visitas guiadas para grupos –aquí los niños gozan alimentando a los terneros– o simplemente parando un rato en la tienda ubicada a la entrada de la lechería, donde se pueden comprar todos sus productos, además de artesanía local y el buenísimo aceite de oliva que actualmente se está produciendo en Marchigüe. Honestamente,  el mejor gift shop de Rapel sin duda es esta lechería, porque sin sus quesos y manjar es imposible volver a casa.

Y hablando de volver al hogar, en nuestro caso Santiago, optamos por desviarnos un poco y dirigirnos hacia una pintoresca comuna vecina. Se trata de La Estrella,  donde nos interesaba visitar el restaurante Donde Aquiles, un lugar tradicional y popular que poco a poco se ha ganado un nombre a punta de una cocina fiel a su historia y sus productos. Si se dan el tiempo de llegar hasta La Estrella y hasta este restaurante, no dejen de probar sus preparaciones en base a cordero, entre los que destacan el cordero arvejado, además de la pierna de cordero rellena con longaniza, vacuno y ajo. Y para los menos carnívoros, siempre tienen disponible una reineta traída diariamente desde la caleta de Llico. Pasando a los postres, no está de más probar el souflé de manzana, elaborado al pie de la letra según una receta de la abuela de Aquiles Palomino, el dueño y cocinero del restaurante; o el simple plátano fresco con miel, postre que aquí adquiere un valor superior al ser reemplazada la miel por arrope de chañar producido muy cerca de La Estrella.

Claramente éste es un recorrido largo y poco común, sobre todo cuando acostumbramos a desplazarnos casi siempre hacia el mar o –en invierno– la montaña. Sin embargo, poco a poco la zona del lago Rapel está ofreciendo variadas opciones en lo gastronómico que no desentonan para armar un viaje y así variar un poco nuestras rutinas de descanso y entretención. No lo descarte el próximo weekend. •••

DIRECCIONES

La Cueva del Conejo
Km 62 Carretera de la Fruta
El Manzano
09 3275583

Marina Golf Rapel
Camino El Estero S/N
El Estero
72 2 987882

Capitán Scape
www.scape.cl

Hotel Residencia Histórica Marchigüe
Fundo Los Maitenes S/N, Marchigüe
9 3074183

Lechería Los Maitenes
Camino Los Maitenes S/N, Marchigüe
9 63203121

Restaurante Donde Aquiles
21 de mayo 549, teléfono 6 8391163
La Estrella