Aunque no lo reconocen, a todos les importa figurar en las publicaciones más prestigiosas que los comparan con sus pares. Una arista singular de la vida social legal es conocer la selección de los mejores estudios y abogados. En todo caso, no estántodos los que deberían. El tamaño y las áreas de trabajo son claves para ser incluidos en las mediciones.

  • 6 agosto, 2008

Aunque no lo reconocen, a todos les importa figurar en las publicaciones más prestigiosas que los comparan con sus pares. Una arista singular de la vida social legal es conocer la selección de los mejores estudios y abogados. En todo caso, no estántodos los que deberían. El tamaño y las áreas de trabajo son claves para ser incluidos en las mediciones. Por María Luisa Vicuña.

Cada vez es más común leer en los medios de comunicación que un ranking internacional eligió a un abogado entre los top de Latinoamérica, que un estudio jurídico fue elegido como el mejor de Chile o que otro es el destacado en cuanto a marcas y patentes. Y así, suma y sigue.

Ahora, ¿qué tan exactos son estos rankings? ¿Son todos igual de importantes o algunos cuentan con mayor prestigio? ¿Qué implica salir seleccionado en uno de ellos? ¿Son gratuitos? Y, lo más importante, ¿constituyen realmente un instrumento para saber la calidad del trabajo de un abogado o de su bufete?

Para saber de estas mediciones recurrimos a los mismos abogados, para que fueran ellos quienes nos dijeran cuáles son más considerados en el rubro y por qué, y qué importancia asignan a estos trabajos.

Todos los años las editoriales –en su mayoría, inglesas– publican nuevos resultados e investigaciones que destacan a estudios jurídicos o a abogados por área, país o tamaño, entre otros factores. La mayoría de estos análisis los hacen firmas que se dedican al área de Derecho Corporativo y Comercial. Y dentro de esta área se presentan clasificaciones más específicas, como energía y recursos naturales, litigios y propiedad intelectual.

El asunto es escoger adecuadamente las publicaciones y darles su correspondiente importancia. Obviamente, realizar estas encuestas es un negocio para las editoriales, y durante el año muchas de ellas “bombardean” a los estudios, proponiéndoles contestar encuestas y dar referencias de la oficina, al tiempo que les ofrecen dar a conocer un perfi l pagado, que es finalmente lo que financia todo el sistema. Un punto a resolver es justamente este posible pago, no para salir elegido sino para publicar la radiografía profesional. Aquí es conveniente precisar que lo que se cancela es la difusión por parte de las editoriales de una explicación más detallada de los estudios o abogados que ya han sido escogidos. El monto no tiene ninguna repercusión en los resultados del ranking propiamente tal.

Con la colaboración de los abogados Sergio Diez, socio de Cariola, Diez, Pérez-Cotapos; de Juan Pablo Bambach y Marcelo Armas, socios de Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner; y Juan Tagle, socio de Prieto & Cía., hicimos una selección de los rankings más relevantes, al tiempo que ahondamos en los factores que miden y a cuánto ascienden sus honorarios.

 

 

 

Chambers and partners


Este ranking fue unánimemente elegido como el más importante. Hasta ahora, Chile sólo salía medido en la publicación global que se hacía, pero a final de este año se emitirá una específica de América latina, con otras áreas a analizar.

La guía global realiza un ranking por países, tanto de estudios jurídicos como de abogados. Los clasifica en tres lugares en las cuatro áreas que se rankean, y que corresponden a los sectores bancario y financiero, corporativo (M&A), litigios y energía y recursos naturales.

Para conocer a las firmas y sus integrantes se envían a los mismos estudios cuestionarios para recopilar información sobre sus operaciones del año y sus montos; los abogados que intervinieron; un listado de clientes y una descripción de los asuntos relevantes en las distintas áreas de trabajo.

Tras recibir estos antecedentes, la editorial verifica con otros abogados de la plaza la calidad de sus pares y a los clientes, a fin de corroborar los datos entregados y conocer su valor agregado.

Un paso siguiente es la comparación de los estudios y los trabajos realizados. En la práctica, se premia a los mejores estudios del primer al tercer nivel, pero en cada uno de ellos puede haber más de un bufete. Lo mismo se hace con abogados particulares que hayan destacado en el año.

Por ser seleccionados, a los estudios se les hace una pequeña reseña del trabajo que realizan y se nombra a alguno de sus abogados. Además, a los elegidos se les ofrece que publiquen un perfil de una página con más detalles e información del bufete. Este perfil, que en el último año lo pagaron Alvarez, Hinzpeter y Jana; Barros y Errázuriz; Carey & Cía.; Cariola, Diez, Pérez-Cotapos; Claro & Cía.; Larraín & Asociados; Morales & Besa; Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner; Prieto & Cía.; Rodríguez, Vergara & Cía.; Vial & Palma; Yrarrázabal, Ruiz-Tagle, Goldenberg, Lagos & Silva, tiene un valor para cada uno de ellos de 3 mil libras esterlinas.

A finales de este año se lanzará en la reunión anual de la International Bar Association (IBA), que se realizará en Buenos Aires, la primera guía de Latinoamérica. Esta analizará 25 áreas de prácticas como competencia, Derecho Tributario, medioambiente y Derecho Público, entre otras. El perfil publicado en este libro tendrá un valor de 2 mil libras. Hasta la fecha, ya lo han pagado Urrutia & Cía.; Barros Letelier & Cía., Bofi ll Mir Abogados; Guerrero, Olivos, Novoa & Errázuriz y Silva & Cía.

 

 

 

Latin Lawyer 250


También publicación inglesa, pertenece a la editorial Law Bussines Research, la misma que imprime Who’s who legal, Getting the deal through y Global competition review.

Latin Lawyer 250 es una guía de estudios latinoamericanos, y su análisis se basa primeramente en el tamaño del estudio y luego realiza un análisis de sus abogados, áreas de práctica, clientes, redes, alianzas de la oficina y desarrollo interno.

Es un ranking de importancia. De hecho, son varios los estudios que han pagado por incluir sus perfiles en este libro. Sin embargo, se le cuestiona el hecho que catalogue los bufetes por sus tamaños, sin que eso represente realmente si cada uno es mejor o no, ya que la calidad no está determinada por el número de abogados contratados.

La metodología que utilizan es pedir a cada bufete una información actualizada del número de socios y asociados, así como las operaciones y noticias relevantes del estudio. Les interesan también la edad de los abogados, las especializaciones y la experiencia internacional de la firma. Solicitan, además, el listado de clientes para entrevistarlos y preguntarles su opinión respecto de sus asesores legales.

El perfil en este caso tiene un valor de 2.300 libras y en su última versión lo pagaron Carey & Cía.; Cariola, Diez, Pérez-Cotapos; Claro & Cía.; Morales & Besa; Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner; y Prieto & Cía.

 

{mospagebreak}

 

 

Who’s Who Legal


Este ranking, también de la editorial Law Bussines Research, tiene una particularidad respecto de los anteriores. Primero, mide a los abogados en particular, y abarca a profesionales de todo el mundo. La división no se hace por países, sino sólo por áreas de especialización.

En este caso, para realizar la investigación se pregunta a los estudios por sus abogados y también a las empresas y fiscalías de empresas. A estas últimas se las somete a un cuestionario. Como resultado del proceso, se seleccionan los nombres por área. En la publicación del año pasado hay más de 50 chilenos destacados. A sus estudios se les ofrece pagar por una biografía de los abogados seleccionados junto a una foto. En 2007 fueron tres los chilenos que pagaron las 800 libras que se piden por ella y que tiene dos años de duración: Cristóbal Eyzaguirre, socio de Claro & Cía., en el área bancaria; Patricia Núñez, socia de Núñez, Muñoz & Cía., en el área minera; y José Antonio Urrutia, socio de Urrutia & Cía., la misma.

 

 

 

 

Practical Law Company. Wich lawyer?


Esta guía analiza el mercado legal, estableciendo ocho áreas de práctica: sector bancario y financiero, competencia, corporativo (M&A), litigios, medio ambiente, propiedad intelectual, laboral y tributario.

Para su investigación realiza una entrevista confidencial a los clientes, y también entrevistas o visitas a los estudios. Por ejemplo, en el caso de Prieto & Cía. fueron visitados en septiembre del año pasado para el libro que se lanzó a principios de 2008. Se consulta a los abogados para conocer su opinión sobre los pares seleccionados.

En este caso también se ofrece publicar un perfil del estudio; ello, a quienes ya han sido previamente seleccionados para figurar en el ranking. Los precios van de 995 a 2.995 libras, dependiendo del tamaño de la publicación. En la última versión, los estudios chilenos que pagaron fueron Ferrada Nehme, Vergara Abogados y Urenda Baraona.

 

 

 

 

¿Certifican la calidad?


No está clara la real utilidad de salir o no en un ranking. Es difícil saber con certeza cuántos clientes les llegan por estar o no nombrados, pero una cosa es clara: los abogados sí los leen. Casi todos los estudios tienen sus bibliotecas con varias guías de abogados de todo el mundo, y a la mayoría le gusta o le gustaría estar.

Sergio Diez, socio de Cariola, Diez, Pérez-Cotapos, dice que en general los rankings que se reconocen como bien hechos son bastante exactos, y que incluso llegan a sorprender, teniendo en cuenta que somos un país con un mercado pequeño. Otro aspecto que Diez destaca es que el ranking sirve para medirse entre los clientes y cómo son percibidos. Juan Pablo Bambach, socio de Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner, concuerda con Diez, porque les sirve para agregar otro parámetro de evaluación de su trabajo. En la práctica, opera como una herramienta para establecer la calidad de la asesoría prestada.

“Guías y rankings hay muchos, lo importante es dar valor a los que presentan una investigación seria y profunda”, explica Juan Tagle, socio de Prieto & Cía. Reconoce que también hay que hacer un trabajo largo para estar presentes en estos análisis, porque significa largas conversaciones y cuestionarios con los editores para explicar quiénes es y qué ha realizado el estudio. De todas formas, Tagle afirma que, en el caso de las buenas ediciones, vale la pena; sobre todo, para captar clientes extranjeros, porque representan un respaldo a la excelencia del estudio. Lo mismo explica Bambach: “los rankings son una buena forma de posicionarse entre los pares internacionales, ya que son guías que están en los principales estudios del mundo”. También reconoce que no es fácil mantenerse en altos niveles, porque siempre aumenta la competencia y si el estudio no se preocupa, es fácil desperfilarse.

Ahora, estar o no en un ranking no significa necesariamente ser los mejores, opinan los abogados consultados por Capital. Esto, porque hay muchos “estudios boutique” que entregan un servicio de primer nivel, y que por ser de menor tamaño o no cubrir todas las áreas de práctica es muy difícil que lleguen a aparecer en estas investigaciones. Es por eso que Marcelo Armas, socio de Philippi, Yrarrázaval, Pulido & Brunner, piensa que aunque son importantes, no hay que “desvivirse tampoco por los rankings”.

Una forma de solucionar este vacío respecto de los estudios más pequeños ha sido dividir cada vez en
más áreas específicas el trabajo legal. Es lo que se hará en la nueva guía de Latinoamérica que lanzará Chambers. Mientras en la global sólo se miden cuatro áreas, en esta nueva versión serán 25, y habrá más posibilidades de que los estudios boutique clasifiquen dentro de este ranking.

 

Otras publicaciones “top”

Dos publicaciones destacadas, pero que no corresponden a un ranking propiamente tal, son:

Martindale: es la más antigua, con 140 años en el mercado y que resultaba imprescindible antes de la era virtual. Es una guía internacional de todos los abogados, con sus respectivos datos de contacto. Se paga por letras publicadas y cuenta en su base de datos con más de un millón de abogados en más de 160 países. Se publica en 12 idiomas.

Getting the deal through: es una serie de 37 publicaciones de distintas áreas de especialización legal (M&A, laboral, minero, propiedad intelectual y libre competencia, entre otras). También pertenece a la editorial Law Business Research. Se busca a un estudio en cada país para que financie y escriba un artículo de las publicaciones acerca de un área específica, y así cuente cómo se desarrolla en su país. Participan alrededor de 60 naciones y sólo se elige a un estudio por país. Escribir este artículo tiene un valor de 2.000 libras.