El terror causado en Niza la noche de celebraciones del día de Francia fue causado por Mohamed Lahouaiej Bouhlel, quien embistió un camión contra una multitud en la ciudad francesa, dejando 84 muertos y un centenar de heridos. Mohamed es un ciudadano tunecino de 31 años nacido en el país magrebí y con residencia en […]

  • 15 julio, 2016

mohamed-lahouaiej-bouhle

El terror causado en Niza la noche de celebraciones del día de Francia fue causado por Mohamed Lahouaiej Bouhlel, quien embistió un camión contra una multitud en la ciudad francesa, dejando 84 muertos y un centenar de heridos.

Mohamed es un ciudadano tunecino de 31 años nacido en el país magrebí y con residencia en la ciudad costera francesa. Ha sido el diario Nice Matin quien ha revelado su identidad.

El hombre era conocido por la policía en relación con varios delitos comunes como robo, violencia con armas, violencia conyugal y amenazas. Estaba casado y tenía tres hijos, pero estaba en trámites para divorciarse y tenía síntomas de depresión.

Un vecino musulmán contó que no era religioso ni rezaba. Se ganaba la vida como conductor de reparto y tenía problemas económicos. Al parecer, en enero tuvo un accidente de carretera, en el que chocó con cuatro vehículos, porque se durmió al volante.

Fue identificado por la policía francesa gracias a sus huellas dactilares. Además, los investigadores contrastaron esas huellas con un documento de identidad encontrado en el camión que estaba a su nombre.

Según dijeron vecinos de su barrio al canal BFMTV, el hombre tenía problemas con su familia en Túnez, al parecer originaria de Susa. Los vecinos aseguraron que el hombre había comenzado el Ramadán pero no lo había terminado.

El camión frigorífico fue alquilado un par de días antes del atentado. Mohamed Lahouaiej condujo el camión durante dos kilómetros y cambió de dirección al menos en una ocasión con el objetivo de matar a tanta gente como fuera posible. Según el diario Le Figaro, el conductor, abatido por la policía, estaba solo en el vehículo.

Revise el artículo completo en La Vanguardia.