En el mercado dicen que una venta de la viña de Gonzalo Vial, Viña Ventisquero, no sería 100% desechable. Y no lo sería, porque los números han estado esquivos en el sector y porque sería un negocio que no pertenece a su core business. Y aunque el gerente general de la viña, Martín Silva, ha […]

  • 26 enero, 2007

En el mercado dicen que una venta de la viña de Gonzalo Vial, Viña Ventisquero, no sería 100% desechable. Y no lo sería, porque los números han estado esquivos en el sector y porque sería un negocio que no pertenece a su core business. Y aunque el gerente general de la viña, Martín Silva, ha dicho hasta el cansancio que eso es falso y que don Gonzalo está más a caballo que nunca con el proyecto, supimos que ha habido empresarios vitivinícolas que han iniciado conversaciones de compra, poniendo incluso ofertas sobre la mesa.

Entre los interesados locales, dicen, habría estado la Viña Santa Carolina, ligada a la familia Larraín; el grupo de inversiones Corso, de la familia Cortés-Solari. A ello se añadirían contactos con inversionistas extranjeros.