Hace un par de semanas las grandes compañías mineras agrupadas en el Consejo Minero aseguraron que este año pagarán por concepto de royalty unos 1.000 millones de dólares.

  • 23 julio, 2008

Hace un par de semanas las grandes compañías mineras agrupadas en el Consejo Minero aseguraron que este año pagarán por concepto de royalty unos 1.000 millones de dólares. El monto más alto desde que comenzó a aplicarse el tributo en 2005 y cuyos recursos están expresamente ligados a temas de innovación. Como las críticas se han acentuado, debido a que gran parte de estos recursos no se ha distribuido y permanece en las arcas fiscales, al interior de las mineras ya han surgido ideas para aprovechar ese flujo. Ejecutivos mineros y varios directivos de Sonami nos plantearon que parte de estos recursos podría utilizarse en la solución definitiva de pasivos ambientales que yacen abandonados por décadas en distintas zonas del norte del país. Hace poco, incluso coincidieron en un seminario en Perú autoridades de la Sonami y el ministro de Minería, Santiago González, a quien expusieron esta idea. Los pasivos ambientales corresponden básicamente a operaciones mineras que fueron abandonadas en el pasado y por lo tanto han continuado provocando efectos sobre el medioambiente.