Pocos han sufrido tan de cerca la ingratitud del sector financiero como Jorge Valencia (40). Bastó que el mercado se enterara que su salida del JPMorgan en Nueva York no había sido por la puerta ancha, para que inmediatamente lo hicieran pedazos… Fue tanta la presión y tantos los comentarios mal intencionados, que tres […]

  • 24 agosto, 2007

 

Pocos han sufrido tan de cerca la ingratitud del sector financiero como Jorge Valencia (40). Bastó que el mercado se enterara que su salida del JPMorgan en Nueva York no había sido por la puerta ancha, para que inmediatamente lo hicieran pedazos… Fue tanta la presión y tantos los comentarios mal intencionados, que tres meses después de haber asumido la gerencia de inversiones de la AFP Provida –en reemplazo de Joaquín Cortez–, renunció.

La noticia fue como un balde de agua fría para Cortez y los suyos, sobre todo porque Valencia había sido elegido como el más apropiado de entre más de 30 candidatos, muchos de los cuales habían sido recomendados por la empresa de headhunters Egon Zehnder.

Lo pasó mal. Tanto, que tomó todas sus cosas y se fue de Chile. Efectivamente, Jorge Valencia se fue a vivir a Nueva York, ciudad que conoce como la palma de su mano, donde trabajará junto con un mago del mercado de opciones en la administración de unos fondos de inversión. Claro que eso no significa que se alejará de Chile para siempre, puesto que seguirá manejando algunos portafolios de inversiones para él y para terceros. Por otro lado, también adquirió unos terrenos al interior de Villarrica y se prepara para ingresar al negocio de la avellana… O sea, el tipo está más movido que nunca.

Ahora bien, en honor a la verdad, hay que decir que el supuesto “fracaso” que Valencia vivió en el JPMorgan de Nueva York no significó ni por asomo que el hombre no haya tenido dedos para el piano. Muy por el contrario. Quienes lo conocen de cerca aseguran que es lo más parecido que hay en Chile a Gordon Gekko, el hiperventilado y arriesgado inversionista que interpretó Michael Douglas en la película Wall Street. Tiene olfato, visión y mucha cancha.

Economista de la Universidad Católica de Chile, Valencia desarrolló casi toda su carrera en el JPMorgan. Primero como jefe de la mesa de dinero, luego como gerente de finanzas y, posteriormente, como vicepresidente en Chile. Antes de eso, trabajó en American Express, en la consultora Forecast y en AFP Habitat, donde fue subgerente de inversiones de renta fija. En esta última, dicen, fue un activo operador en la venta de Enersis a Endesa España.