Estuvo 30 años en D&S. Y le fue estupendo. Llegó a formar parte del equipo duro de Nicolás Ibáñez y fue uno de los pocos que se mantuvo después del año 2001, cuando Cristóbal Lira asumió la gerencia general y se dio por terminada la etapa fundacional de la compañía, obligando a todos los “viejos […]

  • 4 mayo, 2007

Estuvo 30 años en D&S. Y le fue estupendo. Llegó a formar parte del equipo duro de Nicolás Ibáñez y fue uno de los pocos que se mantuvo después del año 2001, cuando Cristóbal Lira asumió la gerencia general y se dio por terminada la etapa fundacional de la compañía, obligando a todos los “viejos tercios” a dejar sus cargos gerenciales. Dicen que llegó a ser uno de los ejecutivos más queridos del conglomerado y también uno de los más activos. Fue él quien se hizo cargo del área inmobiliaria cuando Cencosud entró de lleno en competencia. Le tocó viajar por Chile, comprar terrenos, fi scalizar el ingreso de la compañía al negocio de los centros comerciales y supervisar la construcción de las obras. Pero el 2004, cuando Nicolás Ibáñez decidió retomar las riendas de su negocio, Andrés Vial tuvo que partir. Con una indemnización suculenta, se tomó un par de meses para descansar y luego comenzó a trabajar en asesoría inmobiliaria, en temas como estudios de cambio de uso de suelo, la ubicación de terrenos para empresas… hasta que se animó a formar su propia corredora de propiedades. Ubicada en Los Trapenses, Andrés Vial Propiedades abrió sus puertas el 1 de marzo, y cuenta que los resultados ya han superado sus expectativas. Como punto de partida, el foco es dominar el sector de La Dehesa para después ampliarse a las comunas cercanas, todo con un énfasis, explica, en un gran servicio al cliente.