Toda una vida en el mundo del retail no es una experiencia para llegar y dejar de lado. Alvaro Zulueta (casado, 57 años, cuatro hijos) estuvo 34 años en Almacenes Paris, lugar en que avanzó desde el departamento de auditoría hasta la mismísima gerencia general. Ahí estuvo siete años, hasta que los enredos en el […]

  • 6 abril, 2007

Toda una vida en el mundo del retail no es una experiencia para llegar y dejar de lado. Alvaro Zulueta (casado, 57 años, cuatro hijos) estuvo 34 años en Almacenes Paris, lugar en que avanzó desde el departamento de auditoría hasta la mismísima gerencia general. Ahí estuvo siete años, hasta que los enredos en el proceso de venta de la multitienda lo llevaron a emigrar.

Tras su salida, barajó varias ofertas de trabajo, pero el desaliento de irse a la competencia y los deseos de independencia, lo hicieron decidirse por embarcarse en algo propio. Y los astros lo acompañaron, pues justo su cuñado Jan Schuenemann, el fundador de la empresa de artículos fotográfi cos, Konica, andaba buscando un socio estratégico.

Hoy lleva dos años como socio de la cadena Konica Minolta, negocio al que ingresó con un 30% de la propiedad luego de invertir 1,2 millones de dólares. Y como el hombre sabe de negocios, entre medio sumó puntos, pues negoció la adquisición del 100% de los locales Kodak Express, que pertenecían al ex candidato presidencial, Tomás Hirsch.

Tras la fusión, la compañía quedó con 40 locales, ubicados tanto en Santiago como en la V Región, Rancagua, Curicó y San Fernando.

Aunque ofi cialmente Zulueta es director de la empresa, su espíritu ejecutivo lo tiene participando activamente en el día a día. Y si bien el crecimiento de 33% que lograron el año pasado es difícil de igualar, los planes son avanzar otro 12%, por sobre los 17 mil millones de pesos en ventas alcanzados.