Víctor Jaque Desde siempre su rostro se asoció a la cadena de farmacias Salcobrand, donde por largos años ocupó la gerencia general. Primo de Alejandro Weinstein, dueño de Recalcine, Víctor Jaque salió de las fi las de la compañía el 2005, año en que un arbitraje puso fin a las históricas disputas entre los accionistas […]

  • 20 abril, 2007

Víctor Jaque
Desde siempre su rostro se asoció a la cadena de farmacias Salcobrand, donde por largos años ocupó la gerencia general. Primo de Alejandro Weinstein, dueño de Recalcine, Víctor Jaque salió de las fi las de la compañía el 2005, año en que un arbitraje puso fin a las históricas disputas entre los accionistas –las familias Weinstein, Colodro y Selman–, capítulo que se completó después con la firma de un pacto de venta conjunta entre estos dos últimos grupos. El desenlace de la historia ocurrió hace unos días, cuando la familia Yarur llegó a un acuerdo para quedarse con el 100% de las acciones de esta compañía, que con poco más de 24% del mercado, libra una dura batalla con sus clásicos contendores, Farmacias Ahumada y Cruz Verde.

Jaque, en tanto, ha estado concentrado en sus propias cosas. Desde el año pasado, en particular, su mayor tiempo se le va en jinetear la cadena de tiendas Markamanía, que aterrizó en el mercado chileno con un modelo que combina una oferta de grandes marcas –Benetton, por ejemplo– pero a precios de súper liquidación.

La estrategia de la empresa es aprovechar las ofertas en el extranjero y traerlas a los locales que a partir de julio del 2006 mantiene repartidos por el Gran Santiago, además de Concepción y Antofagasta. En total, ya son seis las tiendas en funcionamiento, que operan con el concepto de hard discount, muy distinto al de un outlet, donde se liquidan prendas de vestir de segunda categoría o defi nitivamente pasadas de moda. Quienes lo conocen, dicen
que Jaque está a full en esta nueva actividad y con interesantes planes de crecer dentro de muy poco.