En medio de la locura por los blockbuster de la temporada parece mentira que un filme modesto pueda lograr prensa, notoriedad y éxito de taquilla, pero todos los años hay uno de esos dando vueltas y, claro, casi siempre es un documental. Esta vez el turno fue para Man on wire, el relato y la […]

  • 5 septiembre, 2008

En medio de la locura por los blockbuster de la temporada parece mentira que un filme modesto pueda lograr prensa, notoriedad y éxito de taquilla, pero todos los años hay uno de esos dando vueltas y, claro, casi siempre es un documental. Esta vez el turno fue para Man on wire, el relato y la conmemoración de una azaña casi imposible: el cruce que el equilibrista  Philippe Petit realizó sin permiso entre las Torres Gemelas del World Trade Center, el 7 de agosto de 1974, cuando el edificio estaba recibiendo sus últimos toques. Evidente que la película juega con la memoria emocional de un espectador post 11 de septiembre, pero así y todo la aventura de Petit (que “unió” los edifi cios con un cable de acero de 200 kilos, realizando 8 cruces seguidos en 45 minutos, a 400 metros de altura) permanece como una de las grandes locuras/hazañas del siglo XX. ¿Cómo lo hizo? bueno, vean la película. O mejor dicho, esperen el DVD, porque dudo que la estrenen en salas. Imperdible.