La idea de que podamos ser capturados para la posteridad, o teletransportados a través de un holograma, es tentadora.
Por Tim Bradshaw, Financial Times

  • 28 marzo, 2019