La sucesiva aparición de virus en la industria salmonera está produciendo cambios, y no sólo en el manejo de los cultivos.

  • 15 septiembre, 2008

La sucesiva aparición de virus en la industria salmonera está produciendo cambios, y no sólo en el manejo de los cultivos. También está impactando en el foco de negocios de las empresas del sector. Sí, porque los principales actores del rubro han decidido estar al día en investigación científica, lo cual ha llevado a varios de ellos a formar y/o comprar participaciones en laboratorios dedicados al estudio y elaboración de vacunas.

El 5 de septiembre pasado se lanzó en el Hotel Patagonia Meliá, de Puerto Varas el centro de investigación y transferencia tecnológica Aquainnovo, una iniciativa que se fundó en 2007, que costó 10 millones de dólares y que se financió en partes con fondos concursables del programa Innova Chile (CORFO) y de la gigante salmonera AquaChile, propiedad de Víctor Hugo Puchi.

El objetivo del centro es investigar enfermedades como el ISA y hacer estudios sobre genética molecular. Cabe recordar que Puchi también compró, hace poco, un porcentaje del laboratorio especializado en salud animal Centrovet, a la familia Farcas.