Atraídos por la enorme oferta de universidades y programas de estudios existentes en la Región Metropolitana y las capitales regionales, los jóvenes dejan sus lugares de origen, protagonizando un fenómeno migratorio que reproduce las desigualdades entre las zonas pobres y ricas del país. Un informe del PNUD arroja que las universidades de la RM se quedan con más de un tercio de los puntajes sobre 700 puntos de regiones.

  • 27 diciembre, 2018

Se van. Los jóvenes que obtienen altos puntajes en la Prueba de Selección Universitaria (PSU) dejan sus lugares de origen para migrar a Santiago o a otra región de Chile. Un estudio del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), que analizó las desigualdades existentes entre las regiones del país durante la última década, revela que el 52,5% de los estudiantes que obtuvo más de 700 puntos en el examen de admisión a las universidades chilenas se movió a otras zonas en busca de mejores oportunidades educacionales.

Con su enorme oferta de universidades y programas de estudios, la Región Metropolitana es el principal imán de los altos puntajes. Tanto que sólo el 2,7% de los alumnos que obtienen sobre 700 puntos se va a estudiar a otra región. La cifra contrasta con la de O’Higgins, donde casi la mitad de los altos puntajes opta por irse a estudiar otras zonas o de Aysén, donde el 60% sale a otros lugares en busca de un cupo para estudiar. Desde 2017 ambas regiones cuentan con universidades estatales, pero su oferta académica todavía es escasa.

 

Fuente: DESIGUALDAD REGIONAL EN CHILE (Ingresos, salud y educación en perspectiva territorial)

“Quienes migran son en muchos casos estudiantes de buen desempeño que buscan los mejores programas de estudio y que en general no regresan. Por lo tanto, esta pérdida de capital humano en las regiones que tienen menos recursos educativos es un mecanismo de reproducción de las desigualdades territoriales, en tanto se las priva de sus jóvenes más talentosos. El fenómeno de la migración por estudios es muy marcado en Chile” indica el estudio “Desigualdad regional en Chile: Ingresos, salud y educación en perspectiva territorial”.

Como cada fin de diciembre, el Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional (Demre) publicó esta semana los resultados de la PSU y miles de jóvenes comenzaron a soñar con su futuro. Varios, lejos de casa. Y sus padres, teniendo que hacer un esfuerzo económico para enviarlos a otras ciudades. “Es, por ello, una desigualdad en sí misma”, indica el PNUD.

El proceso de postulaciones a las universidades chilenas estará abierto hasta las 13:00 horas del domingo 30 de diciembre de 2018 y cada postulante puede aspirar hasta un máximo de 10 carreras de las 41 universidades del Consejo de Rectores y aquellas que están adscritas al Sistema Único que participan en el Proceso de Admisión 2019. Lo resultados de las postulaciones se sabrán el lunes 14 de enero de 2019, a las 23:00 horas.

 

Fuente: DESIGUALDAD REGIONAL EN CHILE (Ingresos, salud y educación en perspectiva territorial)

 

Desigualdad territorial

Según el informe, aunque el acceso a la educación se ha expandido rápidamente sobre todo en los hogares más pobres, el número de carreras y el tipo de formación todavía varía por región. Por número de habitantes, O’Higgins y Maule muestran el nivel de oferta más bajo, mientras que Biobío, Los Ríos, Magallanes, Valparaíso y la Metropolitana ofrecen las mayores opciones por estudiante. Por ello, el estudio concluye que disminuir las desigualdades territoriales “en términos de calidad” debe ser una de las aspiraciones principales de la agenda pública sobre educación.

Las cifras del estudio indican que existe una correlación clara entre migración por estudios y oferta educativa de calidad. Citando un estudio del investigador Patricio Aroca (2017), el informe del PNUD muestra que en 2006-2008 la migración de altos puntajes en las pruebas de selección (sobre 700 puntos) alcanzó al 100% en las regiones de O’Higgins y de Aysén, y superó el 70% en las regiones de Coquimbo, Tarapacá, de Magallanes y Atacama.

En 2016, el 34,4% de los jóvenes de altos puntajes residentes en otras regiones migró hacia Santiago.

“Es de esperar que los datos no varíen demasiado en el corto plazo. Por ejemplo, entre los alumnos de puntajes más altos en regiones distintas a la Metropolitana, el año 2001 un 49% dejaba su región para estudiar en otra región. En 2016 migraba un 52,5%. Un cambio moderado en un período de 15 años”, dice Matias Cociña, investigador del PNUD.

A su juicio, en términos comparados, la migración por estudios se da en muchos países que no necesariamente presentan altos grados de concentración. “La particularidad de países centralizados como Chile, es que esa migración tiene como destino unas pocas regiones y ciudades”, explica.

Fuente: DESIGUALDAD REGIONAL EN CHILE (Ingresos, salud y educación en perspectiva territorial)