Detrás de una crisis, siempre hay una oportunidad… Y con todo el drama del gas argentino, era obvio que iban a comenzar a aparecer mentes interesadas en invertir en las dos alternativas que, por ahora, parecen las más viables: agua y carbón. En esa línea, unos de los que ya ha materializado importantes inversiones es […]

  • 1 junio, 2007

Detrás de una crisis, siempre hay una oportunidad… Y con todo el drama del gas argentino, era obvio que iban a comenzar a aparecer mentes interesadas en invertir en las dos alternativas que, por ahora, parecen las más viables: agua y carbón. En esa línea, unos de los que ya ha materializado importantes inversiones es la sociedad de Rodrigo Danus y Paul Fontaine, SW. Hace un par de semanas se convirtieron en socios minoritarios de Southern Cross Group en Campanario, central de ciclo combinado a gas natural con una potencia de hasta 400 MW, que se instalará en las cercanías de Charrúa, comuna de Cabrero, VIII Región.

Pero eso no es todo. A fines de julio esperan tener permiso ambiental para el proyecto Tierra Amarilla, que consulta una central emergencial de 160MW en la Tercera Región. Lo mejor de ambos proyectos es que están ubicados en lugares estratégicos, con acceso expedito a plantas de diesel y al lado de subestaciones eléctricas, lo que los exime del pago de transmisión y de los costos de transformación energética.

Al mismo tiempo, están comenzando los estudios para levantar varias centrales a carbón. Y ya buscan inversionistas dispuestos a aportar los más de mil millones de dólares que contemplan los proyectos.