Una de las fuertes tendencias que por estos tiempos cambia la cara de la movilidad es la conducción autónoma, uno de los hitos que se espera revolucionará nuestra manera no solo de movernos, sino también de relacionarnos con las máquinas y nuestro entorno. Aunque para muchos parece una realidad de ciencia ficción, hoy varios autos cuentan con varios niveles de conducción autónoma en nuestro país, pero fue el Ministerio de Transportes que acaba de tomar la delantera con las marca blanca del primer vehículo autónomo que comienza a operar en nuestro país.

  • 3 enero, 2020

Se trata de un pequeño bus, sin conductor, 100% eléctrico, con capacidad para transportar a 12 personas que comenzó su etapa de marcha blanca en un circuito al interior del Parque O’Higgins, como programa piloto, y cuya operación permitirá analizar su tecnología y potenciales en todo Chile.

El minibús se encuentra en fase de preinstalación y prueba anticipada, y durante este periodo ha beneficiado principalmente a adultos mayores que caminan por el sector del tradicional pueblito del parque.

El proyecto, que tiene un costo de 320 mil dólares, es íntegramente financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y cuenta con la colaboración del partner tecnológico Transdev y la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile.

La Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt, destacó la implementación de esta iniciativa “que permite promover el desarrollo tecnológico y el conocimiento de nuevas tecnologías de ingeniería en transporte”.

La fase piloto del vehículo autónomo, que se ejecutará entre enero y marzo, considera la prueba de uso con usuarios, el desarrollo de una encuesta de satisfacción y capacitación a equipos técnicos del MTT. El objetivo central del proyecto es promover una tecnología limpia, de propulsión eléctrica, sin emisiones contaminantes ni ruido. A su vez, crear instancias para que la academia y los innovadores chilenos se conecten con el ecosistema internacional y desarrollen soluciones que contribuyan a abordar los beneficios que existen en torno a esta tecnología.

“Me alegra que la comunidad de especialistas tenga acceso a este tipo de tecnologías, pero también que las personas puedan entender cómo funcionan estos vehículos y estar en contacto con las innovaciones existentes en el mundo en materia de transporte”, señaló la Ministra Hutt.

Por su parte, la representante del BID en Chile, Yolanda Martínez, explicó que el proyecto busca “traer al país una tecnología de vanguardia y que el gobierno tenga espacios para realizar el piloto, investigar y diseñar nuevos marcos regulatorios para tecnologías de nueva generación. Además, apunta a promover el emprendimiento en nuevos medios y tecnologías para transportar a las personas”.

Para funcionar de manera autónoma, el minibús contiene un sistema GPS de posicionamiento global de alta definición, un sistema de cámaras y sensores que identifica actividad en un radio de 18 metros y un sistema de comunicación 3G/4G. Además, el vehículo debe circular por un espacio de condiciones controladas con flujos no motorizados y un potencial flujo vehicular controlado y limitado.

El recorrido gratuito previsto será de 0,8 km, con tres paraderos y tiene un tiempo estimado de 8 minutos para completar el circuito. Su operación será de lunes a viernes.