Confirmado. Los estudios Prieto & Compañía y Porzio, Ríos & Asociados decidieron separar administraciones. Fue en 2007 que ambas firmas resolvieron fusionarse para lograr sinergias y así atender a sus clientes de una manera más completa. Si todos los requerimientos referidos a la propiedad intelectual eran derivados a Porzio, Ríos y Asociados, por qué no trabajar juntos, pensaban en Prieto & Compañía. Pero en el camino se dieron cuenta de que los negocios eran muy distintos. En el mercado, la decisión no causó sorpresa. “Fue más bien una convivencia que un matrimonio. Siempre funcionaron de manera separada”, comentan. Y la razón, dicen, es simple: “las fusiones de los estudios grandes con los chicos suelen no resultar, porque las compañías más pequeñas son más personalizadas”. En Prieto & Compañía aseguran que la separación de las administraciones no obedece a ningún tipo de conflicto entre los socios. De hecho, Porzio, Ríos & Asociados seguirá atendiendo los casos de propiedad intelectual de Prieto y Compañía. “Seguimos integrados pero con una administración separada. Nuestros clientes van a seguir teniendo los mismos servicios”, asegura Alberto González, uno de los fundadores de Prieto & Compañía. Idea que complementa Rafael Covarrubias, socio del estudio de propiedad intelectual: “optamos por ser prácticos. Nos dimos cuenta de que al cliente de Porzio, Ríos & Asociados le gustaba ser atendido de una manera distinta al de Prieto & Cía.” Por ahora, Porzio, Ríos & Asociados sigue trabajando en el piso 13 de El Golf 40, pero aún no está claro si se cambiará de oficina. “Todavía no sabemos si nos vamos a mover o no, pero no es una tema esencial”, insiste Covarrubias.

  • 29 julio, 2011

Confirmado. Los estudios Prieto & Compañía y Porzio, Ríos & Asociados decidieron separar administraciones. Fue en 2007 que ambas firmas resolvieron fusionarse para lograr sinergias y así atender a sus clientes de una manera más completa. Si todos los requerimientos referidos a la propiedad intelectual eran derivados a Porzio, Ríos y Asociados, por qué no trabajar juntos, pensaban en Prieto & Compañía. Pero en el camino se dieron cuenta de que los negocios eran muy distintos.

En el mercado, la decisión no causó sorpresa. “Fue más bien una convivencia que un matrimonio. Siempre funcionaron de manera separada”, comentan. Y la razón, dicen, es simple: “las fusiones de los estudios grandes con los chicos suelen no resultar, porque las compañías más pequeñas son más personalizadas”.

En Prieto & Compañía aseguran que la separación de las administraciones no obedece a ningún tipo de conflicto entre los socios. De hecho, Porzio, Ríos & Asociados seguirá atendiendo los casos de propiedad intelectual de Prieto y Compañía. “Seguimos integrados pero con una administración separada. Nuestros clientes van a seguir teniendo los mismos servicios”, asegura Alberto González, uno de los fundadores de Prieto & Compañía. Idea que complementa Rafael Covarrubias, socio del estudio de propiedad intelectual: “optamos por ser prácticos. Nos dimos cuenta de que al cliente de Porzio, Ríos & Asociados le gustaba ser atendido de una manera distinta al de Prieto & Cía.”

Por ahora, Porzio, Ríos & Asociados sigue trabajando en el piso 13 de El Golf 40, pero aún no está claro si se cambiará de oficina. “Todavía no sabemos si nos vamos a mover o no, pero no es una tema esencial”, insiste Covarrubias.