Por Carla Sánchez Mutis Fotos: Matías Troncoso Producción: María Ignacia Herrera El cambio de milenio fue clave en la vida de Jesica Duarte. Viajó a Washington a celebrar el Año Nuevo y se reencantó con la ciudad en la que había vivido de chica, cuando su padre carabinero fue destinado a la capital de Estados […]

  • 27 junio, 2014

Por Carla Sánchez Mutis
Fotos: Matías Troncoso
Producción: María Ignacia Herrera

Mujer Ejecutiva

El cambio de milenio fue clave en la vida de Jesica Duarte. Viajó a Washington a celebrar el Año Nuevo y se reencantó con la ciudad en la que había vivido de chica, cuando su padre carabinero fue destinado a la capital de Estados Unidos. Tenía 27 años y una decisión importante que tomar: estudiar un postgrado o seguir trabajando. Matea como es –salió del colegio a los 16 años y de Ingeniería Comercial en la UC a los 21–, la balanza, naturalmente, se inclinó por los libros.

Una decisión que catapultó la carrera de la gerente comercial corporativa de Walmart Chile y  ganadora del premio a la “Ejecutiva del Año”, que por quinto año consecutivo entrega Mujeres Empresarias y Revista Capital. Después de su MBA en la Universidad de Georgetown, realizó su práctica profesional en Miller Brewing, el gigante cervecero americano que más tarde se fusionó con South African Breweries.

“Después de la práctica de verano me ofrecieron quedarme. Que en Estados Unidos una empresa te patrocine para que trabajes con ellos es súper difícil y caro. Hay que demostrarle a la autoridad que no hay alguien local que pueda hacer el trabajo. En mi estadía allá –viví más de 10 años– ¡me patrocinaron 3 veces!”, cuenta orgullosa Jesica.

[box num=”1″]

Esfuerzo y trabajo es la palabra que más repiten estas ejecutivas. Porque a ellas nadie les ha regalado nada en la vida. Francisca Castro, gerente de Negocios Estratégicos de Codelco y una de las mujeres que más pesa en la minería a nivel mundial, viene de una familia de artistas. Temprano en su carrera de Economía en la Universidad de Chile se dio cuenta de que tenía que abrirse espacio sola y formar sus propias redes.

“Mi historia ha sido de mucho esfuerzo y también un poco de suerte. Aparte de los dones y dotes que Dios te dio, uno va tomando oportunidades y decisiones en la vida”, dice Castro, la ejecutiva a cargo del millonario acuerdo con la japonesa Mitsui para ejercer la opción de compra que tenía Codelco del 49% de Anglo Sur. Astuta y creativa, dice que su cabeza funciona como solution maker. Fue ella quien aceptó la sugerencia de uno de sus hijos (tiene dos hombres y una mujer; entre 25  y 20 años) de utilizar a los personajes de los Simpsons para nombrar a todos los actores involucrados en la transacción, nominada, a comienzos de año, como la transacción de M&A del año por la revista Latin Lawyer y por el International Financial Law Review. Así, Codelco era “Homero”, Anglo era “Mr. Burns” y Anglo American Sur “Marge”. “En los grandes proyectos no es tan raro ponerle nombres de fantasía a los involucrados. Estábamos levantando 6 billones de dólares y estábamos jugando en contra del mercado, porque a medida que pasaba el tiempo necesitábamos encarecidamente las platas para ejercer la opción. Esto tenía que ser confidencial, sino íbamos a perder la oportunidad”, confiesa.

Pauline De Vidts, vicepresidente de Personas y Sustentabilidad en SQM, nunca ha tomado la vida “por sentado”. Sus compañeras de colegio no podían entender por qué Pauline tomaba el curso de taquigrafía que ofrecían en forma gratuita. ¿Para qué lo haces si jamás vas a ser secretaria?, le preguntaban. Y la respuesta de quien más tarde estudió Ingeniería Civil Industrial mención Química en la UC y que después cursó un doctorado en Ingeniería Química en Texas era una: “Uno nunca sabe las vueltas de la vida, no hay que desaprovechar las oportunidades que se te dan y hay que hacer tu mejor esfuerzo en todo lo que hagas”. Ésa es su filosofía de vida, la misma que aplicó cuando tuvo que decidir si se postulaba para un ascenso a subgerente de Desarrollo en SQM –empresa en la que trabaja hace 18 años– o seguía trabajando como ingeniera de procesos. “Tenía dos guaguas y una jornada especial con muy buen horario, la situación más cómoda era quedarme sin dar el paso y postergar mi carrera. Finalmente decidí ofrecerme, sabiendo que aumentaría la carga de trabajo. En parte era la ambición por el puesto mismo, pero más me molestaba que si dejaba pasar esa oportunidad, yo no estaría haciendo el mejor esfuerzo por progresar, limitándome yo misma profesionalmente”, explica la ejecutiva que hoy maneja un presupuesto anual de 50 millones de dólares.

[box num=”2″]

“Mejor igualar la cancha”

¿Es difícil para una mujer abrirse espacio en el mundo de la minería? Francisca Castro cree que sí: “Uno tiene que aprender a ser dura para que te escuchen. Hay que hablar claro, de manera franca. Una vez me tocó reunirme con un empresario que me trataba de mijita. Al mijita número 20 le dije: ‘Ya me mijitió lo suficiente, mi nombre es Francisca y ahora, si quiere, escuche lo que le tengo que decir’. Se descompuso y recién ahí empezó a escucharme. A mí me tiritaban las piernas”.

Para Pauline De Vidts, “ya no es tema, pero antiguamente lo fue. Antes existía incluso la superstición de que las mujeres no podían entrar a una mina. Es cierto que es un trabajo en faena, asociado a turnos y con el componente de la lejanía, pero hay varias industrias que también trabajan con ese sistema y en este rubro las mujeres se han ido acomodando”.  De Vidts nunca ha estado de acuerdo con la discriminación positiva femenina: “Sentir que eres valorada porque eres mujer y no por el valor que agregas con tu trabajo, eso no es digno, ni tampoco motivador. De paso, eso discrimina a los hombres negativamente”. Si en el mundo de la minería en general, el 8% son mujeres, en SQM “por muchos años hemos estado en torno al 12%”, agrega.

En el mundo del retail el porcentaje es mucho mayor. Y qué mejor ejemplo que Walmart, compañía en la que Jesica Duarte trabaja hace 5 años, donde el 55% de los trabajadores son mujeres. “Nosotros tenemos un compromiso con la diversidad y somos muy abiertos e inclusivos, sin distinción de edad, sexo, religión, condición social, orientación sexual, discapacidad o cualquier otra condición personal. La idea es que nuestro equipo sea un reflejo de la sociedad actual”, explica Duarte, quien reconoce que “la primera vez que viajé a Bentonville, la cuna de Walmart, dije: ‘Ninguna posibilidad de trabajar aquí’. Llegué de noche y no se veía ninguna luz. Era como un pueblo fantasma. Hasta que llegó al Walton Boulevard. Al día siguiente tuve 7 entrevistas y quedé fascinada con la cultura abierta de esta compañía”, cuenta. Algo que comprobó en terreno, una vez que fue contratada como senior manager. “Después de aceptar mi oferta con Walmart, durante el proceso de buscar  casa para nuestro traslado, con mi marido supimos que estaba embarazada y lo comuniqué apenas empecé a trabajar. Pero no fue tema. Todo lo contrario. A la vuelta de mi postnatal me ascendieron a director de marketing. Eso te demuestra que hay una valoración de tu carrera, que no es una interrupción que te castiga, sino un dato de la vida, porque ése es uno de los aportes que hace la mujer a la sociedad”, explica. Tanto así, que de vuelta de su segundo postnatal (tiene dos hijas) la ascendieron a gerente comercial de la cadena en Chile.

[box num=”3″]

Francisca Castro también vivió varios años en Estados Unidos. Allá trabajó en el Banco Mundial en Washington, primero como analista en el Departamento de Investigación, luego en el área de operaciones como economista para Colombia y, finalmente, fue miembro del directorio del organismo en representación de Chile. “En EE. UU. me di cuenta de que uno es capaz de tener un mundo laboral y uno familiar, porque allá la sociedad está estructurada para eso. Uno siempre tiene trabajo pendiente y aunque te quedes a alojar vas a seguir teniéndolo. No es un tema de si tienes pega o no, sino de cuáles son tus prioridades y a qué horas haces qué. Uno no abandona a los hijos cuando trabaja”, piensa Castro.

“En la etapa de crianza de los niños, hay que tomar decisiones fuertes. A ti no te enseñan a ser mamá, menos a ser mamá que trabaja fuera de la casa, nuestra generación no tuvo muchos ejemplos y hay que buscar fórmulas para cumplir muy bien todos los roles ”, piensa De Vidts, madre de tres hijos y que no está de acuerdo con la extensión del postnatal en Chile. “Se presenta como un beneficio para las mujeres, pero en realidad estás protegiendo a los niños. Evidentemente, a cualquier mamá le va a gustar estar más tiempo con sus hijos, pero en materia laboral no es un beneficio cuando afectas la competitividad laboral a las mujeres. Si vas a dar un beneficio, dáselo a todos o a nadie. Por ejemplo, lo del fuero maternal, o lo eliminamos o se lo damos a los hombres también, puede ser que el proteger el trabajo del hombre sea mucho mejor para el niño. Mejor igualar la cancha para todos”, concluye la ejecutiva. •••

 

El perfil de las mejores ejecutivas

LA GANADORA

Nombre: Jesica Duarte Barriga
Edad: 42 años
Cargo: Gerente Comercial Corporativo Walmart Chile

Ejecutiva Jessica Duarte

Principal logro profesional: “La gestión de un negocio de gran escala y complejidad durante una transición, tras la adquisición de D&S por parte de Walmart. Es un tremendo orgullo haber logrado consolidar la integración y al mismo tiempo mejorar indicadores de venta, rentabilidad y participación de mercado. En este mismo período, Walmart Chile fue calificado como el mejor retailer con el cual trabajar por parte de la comunidad de proveedores (estudio Advantage Mirror)”.

Los atributos que definen su liderazgo como ejecutiva: “Busco activamente facilitar la gestión, actuando principalmente como guía y removedora de obstáculos. Escucho activamente para tener claridad de mi rol en distintas circunstancias, buscando apoyar, dar espacio y, en algunos casos, tensionar, siempre con el objetivo de movilizar hacia los objetivos compartidos. Adicionalmente, una parte importante de mi tiempo la invierto en conversaciones uno a uno, fomentando la construcción de relaciones de confianza con el equipo, generando un ambiente en el cual la colaboración y visión transversal del negocio pasan a ser parte de la cultura compartida”.

LAS FINALISTAS

Nombre: Francisca Castro Fones
Edad: 52 años
Cargo: Gerente de Negocios y Filiales de Codelco y gerente de Negocios Estratégicos

Ejecutiva_Francisca Castro

Principal logro profesional: “Lograr el acuerdo con Anglo American en el marco del ejercicio de la opción de compra que tenía Codelco. Estructurar el financiamiento con Mitsui, que le permitió a Codelco ejercer la opción de compra en Anglo American Sur”.

Los atributos que definen su liderazgo como ejecutiva: “Tengo gran capacidad para formar equipos de trabajo, entiendo bien los riesgos inherentes de cada proyecto, tengo capacidad creativa para buscar soluciones y estructurar acuerdos y tengo conocimientos técnicos sólidos. Me oriento al logro de objetivos y me muevo en el mundo financiero, empresarial y legal, nacional e internacional sin problemas, a pesar de ser sectores con muy poca penetración femenina”.

 ***

 

Nombre: Pauline De Vidts Sabelle
Edad: 50 años
Cargo: Vicepresidente Personas y Sustentabilidad en SQM

Ejecutiva_Pauline de Vidts

Principal logro profesional: “Posicionar el área de Desarrollo Sustentable dentro de SQM, definiendo políticas, estándares, y sistemas de gestión, construyendo la transformación cultural dentro de la organización para lograr alinear a la empresa en torno a los principios de sustentabilidad: cuidado ambiental, la prevención de riesgos, aseguramiento de calidad y relacionamiento con la comunidad. De especial significancia ha sido la reducción sustancial de la accidentabilidad dentro de la empresa, la cual se redujo en un 80% desde que la Prevención de Riesgos se definió hace casi 10 años como un área corporativa a cargo de la vicepresidencia de Desarrollo Sustentable”.

Los atributos que definen su liderazgo como ejecutiva: “Capacidad de lograr comprometer a otros en torno a un objetivo común, definiendo caminos que puedan ser validados como una vía de acción compartida. Así, se logra comprometer voluntades para avanzar en temas que en ocasiones pueden ser complejos de abordar, como aquéllos que requieren conjugar una diversidad de personas y disciplinas. Alta credibilidad en los temas que lidero, que infunde confianza para lograr alianzas estratégicas para logros de objetivos relevantes”.