El exitoso SUV grande de la firma de Sttutgart se presentó en su variante más ecológica y futurista en nuestro país. Se trata de un auto eficiente y ecológico que no olvida que es un Porsche por lo que integra nuevas tecnologías, pero no olvida el dinamismo que debe entregar.

  • 4 octubre, 2018

Se trata ya de la tercera generación de esta variante híbrida, que marca varias cosas para la marca: el reconocimiento de un nuevo consumidor más preocupado del medio ambiente, y que la marca ya avanza hacia la transición a la electromovilidad, por lo que este tipo de modelos permite ganar experiencia en varios aspectos ante el futuro.

Estéticamente solo se puede reconocer de sus compañeros de gama, con sus vistosos cálipers en amarillo fluor y una leve firma E-Hybrid a un costado del capó. Las diferencias en su cadena de poder son mayores. Este Porsche Cayenne cuenta con motor V6 de tres litros que entrega 340 caballos, además de un motor eléctrico que aporta con 136 caballos más, para un total de 462 HP. Su torque máximo es de 700 Nm. Se trata de un sistema muy similar a la del superdeportivo 918 Spyder.

Si alguien llegase a pensar que un Porsche híbrido puede ser menos deportivo, el Cayenne híbrido enchufable está acá para desmentirlo: acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en 5,0 segundos y tiene una velocidad máxima de 253 km/h. En modo exclusivamente eléctrico puede recorrer 44 kilómetros y puede llegar a velocidades de 135 km/h. Según el Nuevo Ciclo de Homologación Europeo (NEDC) recorre en promedio 31,3 kilómetros por litro de combustible.

“El nuevo Cayenne E-Hybrid es la respuesta perfecta para nuestros clientes que tienen conciencia ecológica, pero que no quieren renunciar a la potencia, placer de conducción y versatilidad que ofrece Porsche”, dijo Alfredo Gantz, General Manager de Porsche en Chile. “No tengo duda que su éxito será mayor al de la generación anterior y nos ayudará de manera importante a mantenernos en la vanguardia de las tecnologías limpias”.

El sistema de batería y motor eléctrico del Porsche Cayenne E-Hybrid, sirve tanto para hacer más eficiente el vehículo y disminuir sus emisiones, como para darle un “punch” adicional cuando de dinamismo y velocidad se trata. De esta manera, el motor eléctrico suma en potencia y torsión para mejorar el performance, así se puede utilizar en todos los modos de su paquete Sport Chrono Plus, que saca el máximo rendimiento dinámico y máxima experiencia deportiva.

En los modos Sport y Sport Plus la energía de la batería puede ser usada íntegramente para la propulsión. En el modo Sport, la batería carga para un nuevo empuje adicional de ser preciso. En Sport Plus, la batería se recarga tan rápido como sea posible. Los otros modos ayudan a lograr la máxima eficiencia en la conducción.

Las nuevas baterías del Cayenne E-Hybrid ofrecen una capacidad mejorada, que va de los 10,8 a los 14,1 kWh, un 30 por ciento extra. Su centro de energía, está refrigerado por líquido y se encuentra en el bajo del maletero, conformado por ocho módulos de 13 celdas de iones de litio, cada uno.

 

La batería se carga completamente en 4 horas gracias al cargador de 3,6 kW (que viene como parte del auto) y una toma de 230 voltios con 32 amperios. Si el cliente usa el cargador de a bordo opcional de 7,2 kilovatios y una toma de 230 voltios con 32 amperios, el tiempo de carga se reduce a sólo 2,3 horas. El proceso de carga puede ser gestionado y monitorizado por medio del Porsche Communication Management (PCM).

 

Nuevo módulo híbrido y cambio rápido Tiptronic S

Porsche rediseñó el tren de rodaje del Cayenne E-Hybrid. El módulo híbrido consiste en una combinación perfectamente integrada del motor eléctrico y el embrague separador. En contraste con el sistema electrohidráulico previo que actuaba mediante un eje, el embrague se acciona de forma electromecánica, lo que asegura unos tiempos de reacción aún más rápidos.

 

Para la transmisión se emplea la nueva caja de cambios Tiptronic S, recientemente desarrollada para la gama Cayenne y que cuenta con ocho marchas. La caja de cambios automática no sólo ofrece mayor confort y suavidad en la arrancada, sino que también proporciona unos cambios de marcha significativamente más rápidos. La interrupción de la fuerza de tracción durante el proceso de cambio también fue reducida.

El poder del motor térmico junto al eléctrico alimentan una tracción integral inteligente, que se una a la carrocería mediante la suspensión con sistema Porsche Active Suspension Management (PASM), que viene de serie. Entre los equipamientos opcionales se encuentran el sistema eléctrico de estabilización del balanceo (Porsche Dynamic Chassis Control, PDCC) y una bola de remolque para cargas de hasta 3,5 toneladas.

Con este modelo, se inaugura para Porsche el head-up display que proyecta sobre el parabrisas toda la información relevante para la conducción, agrega a pedido, asientos con masaje, parabrisas calefaccionado, climatizador independiente con control remoto y llantas de aleación de 22 pulgadas. Su precio es de 117.900 dólares.