El coronavirus terminó por fusilar la permanencia del presidente de la ANFP, quien dejará el cargo el 30 de julio. Lo acusan de flojera, poco carácter y poca proactividad ante la crisis. “El poncho le quedó grande”, dice uno de los dirigentes que lo apoyó en primera instancia.

  • 8 mayo, 2020