En los últimos años, se han hablado maravillas de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La teoría dice que estas populosas naciones podrían convertirse en algunas de las mayores economías del mundo debido a su alto y rápido nivel de crecimiento . Y en el caso de China, incluso, se estima que en 2020 […]

  • 29 julio, 2013

Sao Paulo

En los últimos años, se han hablado maravillas de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). La teoría dice que estas populosas naciones podrían convertirse en algunas de las mayores economías del mundo debido a su alto y rápido nivel de crecimiento . Y en el caso de China, incluso, se estima que en 2020 podría transformarse en la economía más grande de todas.

Pero los BRICS, dice Slate, han visto una aguda desaceleración económica, al igual que otros mercados emergentes como Turquía, Polonia y Hungría.

¿Cuál es el diagnóstico?

El PIB de Brasil creció 1% el año pasado y puede que no suba a más de 2% este año. La economía de Rusia se espera que sufra un alza de apenas 2% en 2013. Si bien India vivió un crecimiento económico de un 11,2% en 2010 y de un 7,7% en 2011, el año pasado cayó a un 4%. La economía de China creció a un ritmo de 10% durante las tres últimas décadas, pero ahora llega al 7,8% y tiene riesgos de caer más. Sudáfrica, por último, contó con un crecimiento de 2,5% el año pasado y se estima que no subirá más allá del 2% en 2013.

Según Slate, la mayoría de las economías de los mercados emergentes vivieron un periodo de “sobrecalentamiento” entre 2010 y 2011. Tuvieron un crecimiento por encima del potencial y las tasas de inflación subían y superaban los objetivos. Por ende, muchos gobiernos endurecieron sus políticas monetarias en 2011, cuyas consecuencias de crecimiento se notaron al año siguiente -y en algunos casos siguen presentes en 2013 también-.

Por otro lado, se tenía la idea (¿o esperanza?) de que estas economías emergentes podrían compensar la mala situación de las economías más avanzadas, pero no fue así. De hecho, pasó lo contrario. La recesión de la zona euro, la casi recesión en el Reino Unido y Japón, y el lento crecimiento económico de Estados Unidos han afectado a la larga a estos países.

Además, la mayoría de los BRICS han avanzado hacia una variante de capitalismo de Estado, lo cual ha bajado la implementación de reformas que potencian el sector privado, y por el contrario se ha dado más relevancia económica a empresas estatales y a estrategias más proteccionistas como la nacionalización de los recursos y la política de industrialización de sustitución de importaciones.

Esto, dice la publicación, puede que haya funcionado en las etapas iniciales de desarrollo, pero ahora la actividad económica se está distorsionando. De hecho, Wen Jiabao, primer ministro de China, ha dicho que el modelo económico actual de su país es “inestable, desequilibrado, descoordinado e insostenible”.

Revise el artículo completo en Slate.