Fue José Manuel Mena, presidente de la Abif, quien hizo de interlocutor entre el gobierno y los representantes de entidades financieras de menor escala. “Me encargué de comunicar y explicar las conversaciones e informaciones que transmitió el gobierno a los ejecutivos que estuvieron presentes en esa importante reunión”, explica Mena. Así, aquellas firmas hicieron llegar sus observaciones a los borradores preliminares, en los que había un punto que puso su firma en jaque hasta el final.
Por Josefina Ríos y María José López

  • 14 abril, 2020