En 2009 se anunció que el antiguo Teatro Providencia, ubicado en Manuel Montt sería remodelado y reabierto bajo el nombre Nescafé de las Artes. Se trataba de un proyecto impulsado por la productora Engranaje Medios, dueña del terreno en asociación con Nestlé. Se contrató al arquitecto Mario Cuello a cargo de la remodelación y se […]

  • 23 agosto, 2012


En 2009 se anunció que el antiguo Teatro Providencia, ubicado en Manuel Montt sería remodelado y reabierto bajo el nombre Nescafé de las Artes. Se trataba de un proyecto impulsado por la productora Engranaje Medios, dueña del terreno en asociación con Nestlé. Se contrató al arquitecto Mario Cuello a cargo de la remodelación y se comenzó con la obra. Hasta ahí todo marchaba sobre ruedas. Sin embargo, una vez que se acercaba la fecha de recepción de las obras, comenzaron los problemas. Cuello acusó a la empresa de no pagar sus honorarios, los que ascenderían a 100 millones de pesos. Pero luego de frustrados intentos, en mayo pasado decidió presentar una demanda civil en contra de la productora. En forma paralela, el arquitecto realizó una denuncia al Ministerio Público y al Colegio de Arquitectos, por suplantación y violación de propiedad intelectual, ya que, a su juicio, Engranaje Medios habría presentado planos de su autoría firmados por otro arquitecto a fin de que la municipalidad recepcionara la obra.

La productora se defendió diciendo que el arquitecto mantenía rendiciones de cuentas pendientes por 40 millones y que todavía hay obras no recepcionadas. ¿Qué dice Nestlé de todo esto? A la empresa se le envió un requerimiento notarial exigiendo el pago a Cuello, ante lo cual contestó que era la productora la que debía responder, porque ellos sólo actúan como auspiciadores y no tienen mayor participación en el proyecto.