Finalmente, luego de dos días, el presidente electo Sebastián Piñera abordó el escándalo en torno a la eventual alteración con intencionalidad política de las cifras del ránking de competitividad Doing Business del Banco Mundial, que perjudicó la posición de Chile en el gobierno de Bachelet pero la favoreció durante su administración. “En primer lugar, el […]

  • 15 enero, 2018

Finalmente, luego de dos días, el presidente electo Sebastián Piñera abordó el escándalo en torno a la eventual alteración con intencionalidad política de las cifras del ránking de competitividad Doing Business del Banco Mundial, que perjudicó la posición de Chile en el gobierno de Bachelet pero la favoreció durante su administración.

“En primer lugar, el Banco Mundial tiene la obligación de aclarar y explicar cómo se hicieron esos cambios metodológicos, con qué contenido, con qué objetivo”, manifestó el gobernante electo tras participar del Congreso Futuro.

En esa línea, Piñera dijo que las explicaciones que han dado hasta ahora “son muy confusas” y que si hubo manipulación, alteración “o un intento de perjudicar políticamente a Chile, es algo absolutamente inaceptable y condenable, que todos los chilenos tenemos que repudiar y que el Banco Mundial tiene que sancionar”.

Tras las nuevas declaraciones del economista jefe del Banco Mundial, Paul Romer, el líder de Chile Vamos remarcó que “lo primero es saber la verdad antes de precipitarnos con acusaciones o conclusiones que a veces pueden ser muy prematuras”.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.