Como todos los años, en noviembre un grupo de estudios de abogados cambia trajes y corbatas por shorts y camisetas deportivas para enfrentarse con sus pares ya no en las cortes o en los juzgados, sino en la cancha. El campeonato de fútbol interestudios ya comenzó. El puntapié inicial se dio el jueves 27 de octubre en las canchas de El Refugio, en Lo Barnechea.

  • 17 noviembre, 2011

Como todos los años, en noviembre un grupo de estudios de abogados cambia trajes y corbatas por shorts y camisetas deportivas para enfrentarse con sus pares ya no en las cortes o en los juzgados, sino en la cancha. El campeonato de fútbol interestudios ya comenzó. El puntapié inicial se dio el jueves 27 de octubre en las canchas de El Refugio, en Lo Barnechea. Hasta allí llegaron los primeros participantes. En total son 12 las oficinas que se enfrentan en este torneo: Guerrero, Olivos, Novoa y Errázuriz Abogados; Larraín y Asociados; Eyzaguirre y Cía.; Urenda, Rencoret, Orrego y Dörr Abogados; Cariola, Diez, Pérez-Cotapos & Cía.; Vial y Cía.; Morales & Besa Abogados; Jara del Favero Abogados; Carey y Cía.; Allende, Bascuñan & Cía.; Baker & McKenzie y Prieto y Cía. La norma, eso sí, es que todos los jugadores deben ser abogados titulados y jurados ante la Corte Suprema.No se aceptan galletas y sólo puede haber un miembro por equipo que sea procurador o egresado de Derecho, en caso que falte un jugador.

Aunque no se trata sólo de un deporte para hombres. La excepción a la regla es Andrea Abascal, del estudio Jara del Favero. Es fanática del fútbol y, como no pudo jugar para representar a su bufete, la nombraron DT de su equipo.

La iniciativa partió hace diez años de la mano del estudio Vial y Cía. Desde entonces, esa oficina se preocupa de organizar esta copa, que este año se llama Maximiliano Prado Donoso en homenaje al socio de Allende, Bascuñan & Cía. que falleció el año pasado.