El bajo perfil mediático se ha convertido en una de las principales características –aplaudida por algunos y criticada por otros– de la presidencia de Bruno Philippi en la Sofofa. Pero eso no implica que el hombre no tenga sus ideas claras y que las transmita, al menos una vez al año, en su discurso en […]

  • 2 noviembre, 2007

El bajo perfil mediático se ha convertido en una de las principales características –aplaudida por algunos y criticada por otros– de la presidencia de Bruno Philippi en la Sofofa. Pero eso no implica que el hombre no tenga sus ideas claras y que las transmita, al menos una vez al año, en su discurso en el marco de la cena anual de la industria. Por eso es que merece una segunda lectura. Aquí le ayudamos con algunos párrafos destacados:

– Por nuestra experiencia histórica sabemos que la falta de crecimiento económico, la inflación y el desempleo constituyen el preludio del populismo, de la inestabilidad institucional y de las crisis políticas.

– Los mayores ingresos que ha obtenido la economía en estos últimos cuatro años han beneficiado en un 88% al Fisco y a los trabajadores. Las empresas, que normalmente son sindicadas como las entidades que están concentrando los ingresos en Chile, recibieron en ese período sólo el 12%.

– Estamos convencidos que necesitamos más confianzas y mayores consensos políticos para seguir haciendo reformas estructurales.

– Junto al crecimiento económico, un primer tema que requiere un gran acuerdo político es la Seguridad. Nos preocupa lo que está ocurriendo con el tráfi co de drogas, la delincuencia y la violencia en los barrios y en algunas escuelas.

– Algunos postulan, equivocadamente a nuestro juicio, que la distribución del ingreso podría corregirse estructurando un poder sindical de mucho músculo que negocie con energía.

– Lo que sí observamos son evidencias de que las legislaciones laborales que más protegen la seguridad en el trabajo, terminan por generar menos empleos entre los jóvenes y los trabajadores menos calificados.

– Cuando la ley comienza a escribirse en las calles y no en el Congreso, se está dando una pésima señal no solo al inversionista o empresario, sino a toda la ciudadanía.

– Mayor capacitación significa ganar en productividad. Las personas en el mundo del trabajo, mientras más productivas son, más ganan.

– El mundo que enfrentamos requiere de mayor capital humano. De lo contrario todo lo nuevo va a terminar siendo producido en la China, en la India o en Vietnam.

– Los mayores costos de la energía o la falta de ella, constituyen una clara señal de peligro para el futuro crecimiento de la economía.

– Un segundo tema que incide en la competitividad es el tema cambiario. Es preocupante por cuanto se trata de un fenómeno internacional en donde el dólar cae frente a casi todas las monedas del mundo.

– Faltan más de dos años para que finalice el período de la presidenta Bachelet. Para un país tan joven como el nuestro, esto es mucho tiempo. Es mucho lo que se puede hacer en dos años.

– A veces, se escucha decir que a partir del año que viene las agendas políticas electorales se impondrán sobre los temas de Estado. Creo que es hora que nos rebelemos contra esta suerte de fatalidad.