¿Hay alguien al mando? Por supuesto: Pérez Yoma. Incluso más al mando que en los días en que la presidenta está en La Moneda. Porque ha resuelto los conflictos internos con mayor rapidez, porque restableció el diálogo con las organizaciones empresariales, porque ha ido a regiones, porque no tuvo empacho en reconocer la necesidad de […]

  • 16 abril, 2008

¿Hay alguien al mando? Por supuesto: Pérez Yoma. Incluso más al mando que en los días en que la presidenta está en La Moneda. Porque ha resuelto los conflictos internos con mayor rapidez, porque restableció el diálogo con las organizaciones empresariales, porque ha ido a regiones, porque no tuvo empacho en reconocer la necesidad de las centrales de Aisén, porque estuvo muy presente en el reconocimiento a los dos últimos carabineros asesinados y porque ha neutralizado con éxito a los díscolos en la coalición, entre otros cometidos.

Ahora bien, la cartera de Interior, más allá de los asuntos de imagen y de lo bien que pueda hacerlo articulando la acción gubernamental, va a estar sometida a muchas presiones en los próximos meses. La difusión de las desalentadoras cifras de delincuencia en algún momento tendrá que obligar a evaluar (verbo prácticamente prohibido en el aparato público chileno) tanto la labor de las policías como las políticas públicas que se han seguido en eleste ámbito. Los renovados e inciertos desarrollos del conflicto mapuche abren otro frente. Y, no en último lugar, el curso más o menos violento –con tomas, sabotajes, protestas y enfrentamientos con las fuerzas policiales– que están tomando los conflictos laborales, como sigue ocurriendo con los subcontratistas de Codelco y como ha ocurrido en las salmoneras del sur, colocan a ese ministerio en el ojo del huracán.

Este último problema no es menor en términos políticos, teniendo en cuenta la empatía concertacionista con el sindicalismo chileno y los niveles de complicidad que algunos analistas advierten entre las autoridades del sector trabajo con la dirigencia sindical más exaltada y asociada al PC.