A corto plazo quiere ganar la Copa Libertadores, que se juega en octubre, y a largo, ser la primera mujer en presidir la ANFP. Paula Navarro, entrenadora del equipo femenino Santiago Morning, no se anda con chicas al momento de fijarse metas.
Fotos: Verónica Ortíz

  • 30 agosto, 2019

Cuando Paula Navarro (46) desmenuza el actual momento que vive el fútbol femenino, sonríe.

El Mundial de Francia batió todos los récords de audiencia que había tenido un campeonato de fútbol de mujeres, casi igualando a los números del torneo masculino Rusia 2018: la FIFA calculó una audiencia de más de 1.000 millones de seguidores a través de televisión y redes sociales. Las estadounidenses Megan Rapinoe y Alex Morgan, goleadoras de la selección que se coronó campeona una vez más, se transformaron en ídolas mundiales y líderes de opinión. Y Chile, que participó por primera vez en un torneo de ese tipo, fue foco de atención luego de que la capitana y arquera de la “Roja”, Christiane Endler, sobresaliera por su excelente desempeño.

La instructora está orgullosa, y se le nota. No solo porque lleva más de 15 años dedicada al fútbol de mujeres, sino porque su plantel ganó en su categoría en 2018 y ahora se prepara para la próxima Copa Libertadores que se juega en octubre en Ecuador. “Creo que esto que está pasando viene a retribuir muchos años de esfuerzo y sacrificio”, dice la coach sentada en la cafetería del Centro Nacional de Entrenamiento Olímpico, en la comuna de Ñuñoa, donde llegó a reunirse con Sebastián Nasur (28), actual presidente del Chago e hijo del dueño del club, Miguel Nasur. 

Navarro entró a estudiar Educación Física en 1996, pero tuvo que abandonar la carrera para trabajar. Cuando tenía 35 años se tituló como técnico deportivo en la Aiep. El 2011 entró al Instituto Nacional del Fútbol donde obtuvo el título de técnico deportivo y entrenador de fútbol. Además, ha realizado cursos en el extranjero en clubes como el Barcelona y el Athletic y tiene estudios de psicología deportiva. En terreno partió formando la rama femenina de Colo-Colo y hace más de 12 años llegó a Santiago Morning: “Me fui de Colo-Colo porque no llegué a acuerdo económico, me querían bajar el sueldo y mi equipo técnico renunció junto conmigo. Al día siguiente me llamó don Miguel Nasur y me invitó a organizar el fútbol femenino del club”. En diciembre de 2017, el propio Nasur padre propuso que Paula se transformara en la entrenadora del equipo masculino, en reemplazo de Hernán “Clavito” Godoy. Eso la habría convertido en la primera mujer de la historia de Chile a cargo de un equipo de primera división. Sin embargo, su iniciativa no logró consenso y algunos señalaron que una mujer nada tenía que hacer en un camarín de hombres. Paula asumió que quizás no era el momento adecuado para ella.

Después de algunos meses trabajando como ayudante técnica del nombrado entrenador Jaime García, se embarcó con aún más energía a potenciar la rama de mujeres, que ya suma unas 90 jugadoras entre sub15, sub17 y el equipo adulto. “Lo tomé como una oportunidad. Tengo la capacidad de tratar de sacar lo mejor de las cosas, así como cuando cometes errores, pones el pecho a las balas”, concluye. Además de la copa en el torneo 2018, Navarro ha logrado que su sueldo sea el mismo que el entrenador del equipo masculino del Morning y además consiguió que en este momento, trece de las jugadoras de su plantel cuenten con contrato de trabajo, previsión, cobertura de salud y que estén registradas en la federación. Nueve de ellas son chilenas y cuatro extranjeras, algo inédito en el fútbol femenino chileno.

Se le ve radiante, mientras muestra una carta enviada por la Selección Nacional de Fútbol Femenino Adulto y donde se convoca a siete jugadoras del Santiago Morning (Su Helen Galaz, Javiera Toro, Geraldine Leyton, Karen Araya, Francisca Mardones, Daniela Pardo y Javiera Roa) a unirse a los entrenamientos que buscan lograr un cupo en los próximos Juegos Olímpicos del próximo año en Tokio. En tanto, en la categoría sub20 fueron elegidas las jugadoras Grace Mora y Emilia Pastrián. “Vamos a ser el club con más representación dentro de la selección”, enfatiza.

El justo control

“Esta revolución está recién empezando, entonces creo que es muy importante que las mujeres nos preparemos en distintos ámbitos. Como entrenadora me debo enfrentar no solo a mi equipo y cuerpo técnico, también a dirigentes, empresarios y medios de comunicación”, señala. El presidente de Santiago Morning se une a la conversación y agrega que la figura de Navarro es clave porque en el fútbol femenino, incluso más que en el masculino, se necesita un liderazgo que genere cercanía pero también saber cuándo golpear la mesa. “El fútbol es así. El límite de la buena onda es fácil de traspasar, entonces hay que manejar los momentos precisos. Paula básicamente ha criado a las chiquillas, y tiene ese manejo. Hay que tener una presencia firme, que escuche, rete y haga cariño. Es fundamental la comunicación”, insiste Sebastián Nasur y la pelota vuelve a la entrenadora.

-¿Qué diferencias generacionales notas en las futbolistas de hoy?

-La menor tiene 15 años y la más grande, 31. Todas tienen mucho acceso a las redes sociales, por eso les aconsejamos qué publicar, hasta qué hora estar conectadas. Tienen que dormir temprano porque son deportistas y entrenan. Nuestro equipo es muy familiar, conversamos y mantenemos un control sano.

-¿Y eso en qué se refleja?

-Las chicas están más preparadas, tienen mayor madurez deportiva y por eso esta selección logró estar en un mundial. Pero siento que la Federación de Fútbol de Chile está al debe. El fútbol, a diferencia de otros deportes, mueve mucho dinero, es una industria fuerte, y hay una deuda en ciertos ámbitos. La federación va a tener que ponerse las pilas.

-¿Cómo?

-Concretamente, mejorando estructuras; traer profesionales de primer nivel mundial que vengan aquí a hacerse cargo del fútbol femenino de Chile. Entrenadores de excelencia para sacarles a las chicas su máximo rendimiento. Que las jugadoras reciban un sueldo por ser seleccionadas o preseleccionadas.

-¿Cómo fichas a las jugadoras para tu equipo?

-Veo mucho fútbol femenino y viajo. Si me dicen que hay una arquera en Chiloé, la traemos a Santiago un par de semanas y la probamos. Si nos interesa le ofrecemos buenas condiciones. Tenemos becas por mérito deportivo que sirven de apoyo para transporte y alimentación. La gente tiene que entender que pasar de amateur a profesional requiere una gran inversión y eso debe ser de manera paulatina.

-¿Te sientes cómoda con ese ritmo pausado?

-Sí, en Santiago Morning trabajamos mucho para mantener los pies en la tierra. Lo principal es que las chicas estén bien, entonces tratamos de ser realistas y no dar falsas ilusiones. Hay un concepto que utilizamos mucho: la optimización de todos los recursos.

La profe

La entrenadora vive en Ñuñoa y sus días generalmente parten a las 7.00 am con distintas reuniones. A la hora de almuerzo trata de ir a su casa para sacar a pasear a sus perros, Ara y Orión, ambos mestizos, que son su adoración. Cuenta que a Orión lo encontraron desnutrido y abandonado en una calle que llevaba ese nombre, y ella decidió adoptarlo. Muchas veces la dupla la acompaña a los entrenamientos que tienen lugar cada tarde de, 19.00 a 21.00 horas, en el Estadio Municipal de Peñalolén. Las mascotas disfrutan de la instancia y las mismas jugadoras le piden que los lleve. Los días lunes, el equipo va a nadar a una piscina temperada del mismo municipio. Esas son gestiones que lleva adelante la misma preparadora física. “Soy bien busquilla, conozco a todos los personajes y golpeo todas las puertas”, dice Navarro y cuenta entusiasmada que están comprando unos GPS para poder monitorear los movimientos de las jugadoras dentro de la cancha y ver así sus peaks de velocidad. Para la Copa Libertadores van a estrenar una nueva camiseta, fabricada por la marca inglesa Admiral y diseñada en conjunto por ella y la jugadora Daniela Pardo, quien además es diseñadora gráfica. “Son a la medida porque algunas quieren camisetas más ajustadas; otras, más sueltas”, explica.

-¿El camarín femenino es muy caótico?

-Todos los camarines tienen sus cosas, aunque los de mujeres aún más. Ser entrenadora en la actualidad tiene otros retos porque el fútbol cambió y las jugadoras requieren que uno las guíe. Las mujeres siempre queremos saber el porqué de las cosas, necesitamos ese feedback. Es difícil tenerlas a todas contentas pero en el camarín les tenemos frutos secos, yogurt con lactosa, sin lactosa, proteína, etcétera. Debemos tener cierta sensibilidad con ellas y eso se nota después en la cancha. Adquieren mayor compromiso si sienten que el club se las juega por ellas. Miguel Nasur dice una cosa muy cierta: “No he conocido crack del fútbol que no sea complicado”. Hay que entenderlos a cada uno, no hay tantas reglas generales.

-Has dicho que te gustaría ser presidenta de la ANFP, ¿por qué? Es un cargo con más política y menos cancha.

-(Ríe) Siempre he dicho que es mi objetivo a largo plazo. Me gustaría ser la primera mujer presidenta de la ANFP. Creo que podría ayudar mucho más que otros porque conozco la realidad de los niños, de las chicas, del fútbol amateur. Tengo experiencia y buen manejo político.

-¿Hoy ese cargo te parece más posible que hace dos años?

-Sí, también porque estoy más vieja, más cansada (ríe). Más cerca de sentarme en un escritorio.

-¿Qué tan ciertas fueron las negociaciones para que Christiane Endler (del Paris Saint Germain) fichara en Santiago Morning?

-Yo conversé con ella, Sebastián también. Christiane es muy cercana a nuestro club, la conocemos bien, es una excelente deportista, amiga de la casa y la queremos mucho. Siempre han existido ganas de que venga a jugar con nosotros, ojalá se pueda dar una instancia y venga a reforzarnos para Copa Libertadores. Sería ideal, pero eso depende del club y de las conversaciones entre los dirigentes. Tiane es una de las mejores deportistas de la historia del fútbol chileno, y creo que todavía le queda mucho por delante.

“Efectivamente es un mundo muy machista”

-¿Ves una relación entre la última oleada feminista y el buen momento que está viviendo el fútbol femenino a nivel internacional?

-Sí. El año pasado, cuando se empezaron a manifestar las mujeres, se marcó un hito importante. Las mujeres se dieron cuenta de que fueron muchos años de abuso y ahora hay que empezar a hablar. Muchas han tomado la batuta en el arte, la ciencia, los negocios. También los hombres y las nuevas generaciones han estado muy receptivos.

¿Desde el fútbol masculino han sentido apoyo?

-Sí, pero creo que ellos también están al debe y se los digo a los jugadores cada vez que puedo. Me encantaría que un día los jugadores hombres de fútbol profesional dijeran: “Todo el dinero que reunamos en este partido irá al femenino y al fútbol formativo”. Ellos ganan millones de dólares en sueldo, entonces un partido que donen no es mucho. Faltan ese tipo de iniciativas porque si uno lo hace, lo hacen todos. Quizás ellos piensan que en el fútbol femenino se está muy bien, y no es así. Faltan cosas. En Quilín, de seis duchas funcionan dos y son 30 mujeres que se quieren bañar después de entrenar. 

-Te ha tocado lidiar directamente con el machismo, ¿lo has visto retroceder?

-Lo que pasa es que este deporte en Chile es 99% masculino. Yo soy la única mujer vigente porque otras se han retirado. Efectivamente es un mundo muy machista y discriminador, pero como llevo 15 años de trayectoria, ya tengo un nombre. Me conocen y me respetan. Ser parte de un equipo profesional es súper gratificante. A uno le dan ganas de trabajar más y seguir mejorando.

-¿Existe la idea de un futbol mixto?

-El fútbol mixto se da hasta los 12 años, durante la etapa formativa. Luego, el hombre comienza a desarrollar fuerza hormonalmente y ahí hay más riesgo para las chicas en la cancha. Pero a la FIFA le ha costado mucho el tema de la integración de las mujeres. En Estados Unidos, las jugadoras han demandado a la federación porque los futbolistas hombres ganan más y ellas son las que han salido campeonas del mundo varias veces.

-Hablando de la selección estadounidense, Megan Rapinoe y otras jugadoras han aprovechado su lugar para dar visibilidad a las minorías desde su propia condición homosexual. ¿Crees que en ese sentido las futbolistas son más libres que sus colegas hombres?

-Totalmente. Como esta industria es muy machista y competitiva, ellos todavía no han salido del clóset. Pero las nuevas generaciones sí se van a abrir a contar sobre su sexualidad, tanto hombres como mujeres. Eso va a ir sucediendo y muy pronto tendremos algunos casos ejemplificadores.

Qué viva la diversidad

Desde el año pasado, el equipo femenino de Santiago Morning tiene como principal auspiciador la marca de vodka Absolut. “El auspicio nace de una alianza estratégica muy bonita. Absolut tiene los mismos valores que nosotros respecto de la diversidad. La gente tiende a creer que la diversidad es solo sexual, pero tiene relación con la multiplicidad de culturas, nacionalidades, regiones, posturas políticas… Tenemos chicas de Chiloé, Quillota, Haití, Venezuela, Tocopilla. Hay mucha diversidad y no discriminamos. En nuestros partidos estamos instalando pendones con los colores del arcoíris donde se leen distintas frases: ‘absolutamente iguales’, ‘absolutamente tolerantes’, ‘absolutamente diversos’”, cuenta Paula Navarro, mientras muestra las respectivas imágenes en la pantalla de su celular. También cuenta que tienen un equipo alemán como referente. Y no precisamente por sus logros deportivos, ya que se trata de un plantel de segunda bundesliga, lo que equivale a segunda división. Se llama FC St. Pauli, es de Hamburgo, un club polideportivo fundado en 1910. Lo que lo hace especial es la mística; se trata de un equipo totalmente inclusivo donde llegan los “diferentes”: punkies, inmigrantes, homosexuales y activistas. En 2015 ya contaban con más de 22.000 socios y unos 300 clubes de fans a nivel mundial. Sus partidos se repletan y en el entretiempo suelen tocar bandas de rock o grupos de skaters realizan piruetas. Han tomado otras medidas ingeniosas: para evitar los clásicos rayados de camarines, optaron por recubrir sus paredes con pintura pizarra de manera que cualquiera pueda dejar su saludo sin caer en vandalismos. Navarro y Sebastián Nasur ya han estado en conversaciones con dirigentes del St. Pauli y piensan viajar a Alemania a fin de año para conocer su experiencia.