La galerista con más de treinta años en el mercado del arte habla aquí de cómo las cuarentenas están cambiando el negocio, de sus dos meses de exitosa venta online para apoyar a los artistas y del futuro de la actividad. “Seguiré haciendo las exposiciones”, sostiene.

  • 29 mayo, 2020

Producto del cierre masivo de lugares y servicios considerados no esenciales, la cancelación y reagendamiento de exposiciones se ha vuelto una de las prácticas más comunes entre los galeristas, corredores de arte y los mismos artistas. Si bien en momentos de crisis los expertos recomiendan invertir en el sector, debido a su poco riesgo y altas probabilidades de apreciación, el confinamiento ha golpeado al mercado. Mientras las galerías y museos de alto presupuesto han podido crear estrategias como visitas online para mantener la comunicación con los coleccionistas, clientes y visitantes, otras han optado por medidas más sencillas, como aprovechar sus redes sociales para estar cerca de su comunidad.

Además de colaborar en distintas fundaciones, Patricia Ready es dueña, fundadora y directora de la galería de arte homónima, ubicada en Vitacura. Ya ha debido cerrar dos veces por más de dos semanas el lugar que, además de exhibir el trabajo de artistas emergentes y consagrados cuenta con un café, librería y auditorio.

En esta entrevista telefónica, la galerista vaticina períodos de mucha incertidumbre para el arte, pero también, tiempos de profunda reflexión.

-¿Cuál cree que será la principal consecuencia de esta pandemia para las galerías?

-Personalmente creo que va a cambiar el tema del arte en general incluyendo el  galerista a tal punto que genera temor, porque las formas de comercializar el arte han sido similares desde la época de los salones parisinos. Este nuevo formato de comunicación permitirá abrir nuevas formas de mercado y en ese sentido soy optimista. También pienso que la opción de ir a la galería tiene que existir, porque el arte funciona fundamentalmente de la experiencia que se tiene con un interlocutor, para nadie es un misterio que el arte se valora y se dimensiona solo cuando lo puedes ver en vivo y en directo, por eso si se espera el tiempo prudente, volveremos a hacer algunas cosas tal como lo hacíamos antes posiblemente implementando un sistema de visitas por ejemplo donde se invite a la inauguraciones por grupos de no más de 50 personas, pero lo que es claro, es que la masividad a la que estábamos acostumbrados ya no estará.

-¿Qué pasa con los artistas en este periodo de detención total de las exposiciones?

-Son tiempos de mucha incertidumbre, pero también tiempos de profunda reflexión que van a influir en los procesos creativos. La producción buscará nuevas formas de comunicación, y se renovarán en busca de una nueva humanidad. Será algo maravilloso, porque los artistas seguirán creando. Esta transformación no solo tiene que ver con el arte, sino que con algo más grande, un cambio de paradigma. Creo que en el futuro se hablará mucho de un profundo respeto por la naturaleza y condenaremos más tajantemente  las acciones que contaminen el planeta”.

Dos meses de venta online

La galerista repite constantemente que “es momento de colaborar” y que bajo su alero hay muchos artistas jóvenes cuyo arte no es fácil de vender, pero que no los puede dejar. El impacto económico ha sido grande, reconoce. “Serán dos meses que tengo que colaborar de alguna manera y puedo hacerlo porque  tenía una cantidad guardada de ventas anteriores”, afirma.

-¿Qué alternativas han utilizado para continuar comunicando y vendiendo arte?

-A pesar de que seguimos participando en La Panera- revista enfocada en la difusión del arte y la cultura que nace al alero de Ready- la gente se informa a través de medios electrónicos. Dado que grandes revistas terminaron el año pasado y producto del estallido social, como galería estamos potenciando las estrategias comunicacionales a través de nuestras redes sociales. Esto no es nada nuevo. Además he tratado de colaborar con los artistas quienes son los más afectados de todo esto. Ellos viven de su arte y las exposiciones, por eso decidí por dos meses completos -mayo y junio- hacer una venta online”.

La galerista envió a sus más de mil contactos books con varios de sus artistas, tanto emergentes como consagrados, con la particularidad que las ventas de estas obras no tenían comisión alguna para la galería, monto que corresponde al 35% del valor de la obra. Así, todo el dinero va directo al artista. Ready comenta que uno de los fenómenos curiosos de este periodo es que ha vendido más de 17 obras por esta vía, lo que ella misma califica como “un muy buen periodo”.

-¿A que se deben estas ventas exitosas?

-Muchos coleccionistas se tentaron con la disminución de mí 35%, hay otros que decidieron comprar para ayudar. Hemos vendido mucho para el extranjero como por ejemplo a Bélgica e Inglaterra. El arte nunca baja su valor, por lo tanto en momentos de crisis es una inversión.

-¿Cómo se reinventa a galería Patricia Ready?

-Con el tiempo seguiré haciendo las exposiciones, quiero y espero que sea en agosto u octubre. Las galerías nunca han sido masivas, solamente para las inauguraciones, pero en general las visitas funcionan en pequeños grupos a los cuales se les pedirá las medidas de sanidad necesarias, porque nos tenemos que poner las pilas y colaborar para que la gente no se contagie. La primera exposición será del artista Sebastian Preece -muestra que se realizará en la sala gráfica-  cuyas obras estaban pensadas para ser presentadas el 15 de abril pero se pospuso al igual que la de Pablo y Marcela Serra -que se realizará en la sala principal-. Luego habrá que hacer un reajuste al calendario, pero desde la galería aseguran que nadie se quedará sin exponer.

Puedes leer esta nota en www.df.cl