La iniciativa busca reciclar productos potencialmente contaminantes. Un camión está recorriendo más de mil kilómetros para reunir los residuos en desuso.

  • 25 abril, 2019

En un informe que la consultora Gescam hizo el 2016, solicitado por el Ministerio de Medio Ambiente, estimaba que el 2019 se desecharían aproximadamente 2 millones de baterías para automóviles.

Conocida es la contaminación que generan estos productos (particularmente las de plomo y ácido) una vez perdida su utilidad, ya que pueden liberar componentes tóxicos.

Y hay zonas del país en que reciclar estos desechos no es fácil.

Un total de 1.200 kilómetros está recorriendo el camión que recogerá y trasladará residuos por la Región de Aysén, incluyendo localidades como Villa O’Higgins, Tortel y Cerro Castillo. Es la tercera edición de la campaña “#PatagoniaSinResiduos”.

“Las baterías son residuos peligrosos, no pueden estar en cualquier lugar una vez terminada su vida útil”,  explica Antonio Carracedo, gerente comercial de Recimat. “La mejor alternativa es reciclarlos, en condiciones sanitarias y ambientales óptimas”.

El llamado que hacen desde #PatagoniaSinResiduos es a quienes tengan una batería que ya no utilizan, para que se comuniquen con su respectiva municipalidad y conozcan los puntos donde se recolectan los residuos.

Barrer hasta los rincones

En esta edición se sumaron los municipios de Coyhaique y Puerto Aysén, por lo que habrá acceso a mayor cantidad de sectores rurales para la recuperación de baterías. Hay terrenos difíciles de cubrir. La geografía y el clima de la región vuelven cuesta arriba el acceso a ciertos puntos, producto de la escasa conectividad y largas distancias.

Feisal Ahuile, presidente de la corporación Patagonia Viva, cuenta que en ocasiones encuentran animales muertos o afectados por los residuos que generan las baterías. “Si ellos terminan así, imagina cómo es el efecto para un ser humano o la tierra”, comenta.

El año pasado se reciclaron 65 toneladas de baterías, las que representan sólo un 25% del total estimado que existe en la zona. Todo esto se trata de un trabajo conjunto entre las empresas de recicle Recimat y Fecunda Patagonia, junto a la Corporación Patagonia Viva.

Hasta ayer, se había recolectado un total de 6 toneladas de baterías.