La emblemática organización Patagonia sin Represas, que fue creada para oponerse a las centrales de HidroAysén en la XI Región y a la línea de transmisión que desde esa zona llegará hasta Melipilla, se está desmembrando. Según nos contaron, hay varios miembros de la organización ue ya no participan, mientras otros han resuelto bajar la […]

  • 28 abril, 2009

La emblemática organización Patagonia sin Represas, que fue creada para oponerse a las centrales de HidroAysén en la XI Región y a la línea de transmisión que desde esa zona llegará hasta Melipilla, se está desmembrando. Según nos contaron, hay varios miembros de la organización ue ya no participan, mientras otros han resuelto bajar la intensidad de sus apariciones.

¿La causa? Nos dicen ex adherentes que dos cosas gatillaron la situación: por un lado, está el trabajo realizado por HidroAysén en la zona de Coyhaique y Cochrane, el cual estaría cambiando el ánimo de la gente sobre el proyecto, a lo que se sumaría cierta desilusión con el movimiento. Quienes afirman esto, aseguran que Patagonia sin Represas se caracterizó por tener una posición confrontacional, sin espacio de diálogo con HidroAysén, firma que optó por no enfrentarse y trabajar directamente con la gente, entregando respuestas económicamente satisfactorias para la comunidad.

El otro factor fue Douglas Tompkins. Dicen que el principal rostro de la campaña y financista de la misma hace un tiempo comenzó a bajar su nivel de participación. “Dejó de aparecer en la prensa hablando sobre este tema, dejó de participar en los encuentros de la entidad y desconoció a Robert Kennedy Jr., ya que no se reunió con él en la última visita que hizo a Chile”, nos contaron.

La razón de este cambio de posición de Tompkins, según comentan cercanos al movimiento, se habría dado luego de que consiguiera de parte de la autoridad el compromiso de que el tendido eléctrico no pasaría por sus tierras. De hecho, nos revelaron que habría logrado que, en la zona donde está Pumalín, el tendido se sumerja en el mar y vuelva a aparecer en Calbuco. Cercanos a Patagonia sin Represas afirman que la línea efectivamente se haría por mar en esa zona, pero que las razones serían que los terrenos no son lo suficientemente fuertes para sostener las torres de tensión.