Lo que prometía convertirse en un negocio pujante, sólo quedó en las intenciones. Por más que pusieron empeño los ejecutivos de Capital Trust, liderados por Rodrigo Muñoz, no pudieron hacer realidad el sueño de convertir a la panificadora Pan D’Or en un autoservicio similar a Los Castaños. Todo partió hace una semana cuando los trabajadores […]

  • 14 diciembre, 2007

Lo que prometía convertirse en un negocio pujante, sólo quedó en las intenciones. Por más que pusieron empeño los ejecutivos de Capital Trust, liderados por Rodrigo Muñoz, no pudieron hacer realidad el sueño de convertir a la panificadora Pan D’Or en un autoservicio similar a Los Castaños. Todo partió hace una semana cuando los trabajadores de la panificadora de un día para otro recibieron la orden del gerente comercial de no entregar los pedidos a los clientes, dentro de los cuales se encuentran empresas e instituciones de gran calibre, como el Ejército de Chile, Lider, Central de Restaurantes Aramak, Watt’s, Presidencia de la República y Unimarc, entre otros.

La razón del cese de las operaciones no se conoce, lo único claro es que tras esa orden, se procedió a pedir a los trabajadores que se tomaran sus vacaciones, ante lo cual todos esperan el peor de los desenlaces. Hasta el cierre de esta edición no había novedades sobre el tema, sólo trascendió que el miércoles 12 de diciembre se efectuaría la reunión de directorio para determinar si la compañía seguiría o no operando. Un tropiezo para Capital Trust, firma que ha operado como el “salvavidas” de las pequeñas y medianas empresas, rescatándolas y dando vuelta sus resultados.