La empresa Ama Time, tendrá cambios en la propiedad. El fondo Ecus Capital –ligado a los Luksic y Carlos Eugenio Lavín– venderá su 50%. Así, la compañía Greenvic, dueña de la otra mitad, buscan un nuevo partner para seguir adelante con el negocio de jugos y puré de fruta orgánica. “Es parte natural del proceso de una empresa joven. Siempre lo tuvimos contemplado”, indica Pablo Guilisasti, presidente de Greenvic, principal exportador nacional de frutas orgánicas.

  • 24 abril, 2020

“Como toda compañía que está partiendo, sobre todo en el retail, marzo y abril vienen muy mal para AMA Time”, reconoce Pablo Guilisasti, presidente de Greenvic, la principal compañía de exportación de fruta orgánica de Chile, que es dueña en un 50% de la firma de jugos y puré de fruta orgánica. El otro 50% está manos de Ecus Agrícola (ligada a la familia Luksic y Carlos Eugenio Lavín), fondo de inversión que participa desde los inicios en esta iniciativa pero que ahora dará un paso al lado y venderá su participación.

Según explica Guilisasti, la movida es parte del proceso y que estaba contemplado que aquello ocurriera. De todas formas, aclara que la salida se podría concretar hasta en 24 meses más. “Tienen que buscar un buen momento”, aclara. ¿Qué pasará ahora? “Estamos buscando un buen socio. Un socio estratégico. Nosotros aportamos la materia prima, y nos gustaría sumar a alguien que aporte estrategia. Puede ser alguien extranjero, estamos viéndolo», adelanta.

Si bien dice que el primer trimestre de este año ha sido difícil –las pérdidas llegaron a $ 86 millones–, aclara que el negocio de exportación “sigue andando muy bien”. “Se vende a Europa a Asia, se reactivaron nuestras relaciones comerciales con China, vendemos a Corea, a Brasil, Perú, Colombia y estamos en conversaciones con los Emiratos Árabes”, relata. El empresario calcula que las ventas en 2020 van a ser del orden de los 17 millones de dólares, mientras que las del 2019 llegaron a los 14 millones de dólares. «Va a ser un mejor año», enfatiza.

Cuenta que la firma está tomando las medidas necesarias para evitar contagios, pero que no han dejado de trabajar. Al menos no en los campos de la VI y VII Región, donde está la fruta. “Estamos en pleno peak, las cosechas terminan a finales de mayo. Nos hemos preocupado de tener muy buenas prácticas, especialmente en las plantas de trabajo. Somos una empresa de alimentos, no hemos parado de trabajar. Estamos cuidándonos con turnos separados para disminuir el riesgo de una posible contaminación,” comenta.