El rumor de que Telefónica España estaría evaluando sacar el negocio de los call center de todas las filiales de América latina y operarlo a través de una compañía cerrada, tiene a todas las AFP con los pelos de punta. Y no es para menos, tomando en cuenta el peso específico que tiene esa área […]

  • 24 agosto, 2007

El rumor de que Telefónica España estaría evaluando sacar el negocio de los call center de todas las filiales de América latina y operarlo a través de una compañía cerrada, tiene a todas las AFP con los pelos de punta. Y no es para menos, tomando en cuenta el peso específico que tiene esa área dentro del portafolio de la empresa –casi un 25% de los ingresos– y lo crudo que ha sido para los inversionistas ver cómo, a medida que van pasando los años, se ha ido desmembrando un negocio que prometía varios miles de millones de dólares.

Lo peor de todo, al igual que ocurrió con Terra hace unos años, es que lo más probable es que el negocio de los call center quede bajo el alero de una compañía que no será aefepeable, razón que dicen algunos, fue lo que habría llevado al gerente corporativo de finanzas, Julio Covarrubias, a presentar su renuncia hace un par de semanas. El tema va para largo.