Un reciente remezón en el complejo mercado discográfico de la música docta: la posibilidad de descargar en MP3 buena parte del contundente catálogo del sello Deutsche Grammophon.

  • 4 abril, 2008

Un reciente remezón en el complejo mercado discográfico de la música docta: la posibilidad de descargar en MP3 buena parte del contundente catálogo del sello Deutsche Grammophon. Por Joel Poblete.

 

Este 2008 se anuncia contundente para los melómanos: hay sabrosas novedades a nivel nacional (el concierto que ofrecerá Ennio Morricone en Vitacura, los estrenos de la temporada lírica del Municipal, el nuevo titular de la Sinfónica) y aniversarios que guían el mundo de la música docta (Karajan, Messiaen, Rimsky-Korsakov, Puccini, los dos siglos del estreno de las sinfonías Quinta y Sexta de Beethoven…). De todo esto iremos hablando en su debido momento, pero antes es ineludible referirse a una de las grandes noticias de los últimos meses: el lanzamiento de la tienda virtual de Deutsche Grammophon, desde donde es posible descargar en formato MP3 alrededor de 2.500 títulos, entre fragmentos y obras completas, de uno de los sellos de referencia en la historia de la discografía de la música de conciertos y ópera.

 

 

 

 

Para muchos, era el paso lógico en medio de la crisis discográfica que sacude al mercado en la última década, refl ejada en la caída de las ventas, en el imparable fenómeno de la piratería y la posibilidad de bajar música de la red; por eso, mientras este nuevo paso del legendario sello amarillo, hoy subsidiario de Universal Music, ha contagiado de alegría a muchos que ya se frotan las manos pensando en el impresionante catálogo que DG ha acumulado durante 110 años de existencia (como los discos que ilustran esta página), y por otro lado ha aumentado la nostalgia de más de algún coleccionista de discos “a la antigua” y que en los últimos años ha visto con nostalgia cómo casi no quedan tiendas especializadas en este tipo de música o, simplemente, se han ido reduciendo los espacios y catálogos, como en la renovada faceta de la Feria del Disco, por ejemplo. Quienes evocan los tiempos en los que se podían pasar horas y horas “vitrineando” discos ahora deben adaptarse a la contagiosa posibilidad de comprar por internet, y así como las descargas on line “la llevan” en la música popular, en la música de conciertos se repite el proceso. Y si hoy en día si las orquestas y solistas siguen grabando, es básicamente porque aún funciona como poderosa herramienta de difusión y marketing, aunque las mayores ganancias, como ocurre en el pop y el rock, siguen llegando a través de giras y conciertos.

La tienda virtual de Deutsche Grammophon, disponible en su sitio oficial –www.deutschegrammophon. com-, ofrece una inmejorable cantidad de bits para la descarga, de 320 Kbps, lo que asegura un buen estándar en calidad de sonido; y aunque para algunos los precios, que dependen de la duración del tema o grabación escogidos, aún están muy por encima de lo que cobran otros sellos, como EMI y Virgin, es indudable que la oferta es demasiado tentadora, y aún más si se considera que las descargas están libres de los tan polémicos DRM (la gestión de derechos digitales que afecta en este tipo de operaciones). Incluso, hasta los nostálgicos de los a menudo hermosos libritos (booklets) que acompañan los discos pueden estar contentos, porque el sello también vende on-line versiones virtuales de éstos… Habrá que acostumbrarse a la idea.