La aparición de nuevas y pequeñas fábricas de cerveza no tiene freno. Hace un año y medio revista Capital daba cuenta de este fenómeno, y hoy se suma otro competidor. Se trata de Die M, cerveza artesanal producida por los hermanos Brenda y Guillermo Allan. Ellos partieron hace siete años en este rubro, vendiendo productos […]

  • 1 junio, 2007

La aparición de nuevas y pequeñas fábricas de cerveza no tiene freno. Hace un año y medio revista Capital daba cuenta de este fenómeno, y hoy se suma otro competidor. Se trata de Die M, cerveza artesanal producida por los hermanos Brenda y Guillermo Allan. Ellos partieron hace siete años en este rubro, vendiendo productos de fabricación propia en un pequeño local en General Holley y hoy son los dueños de dos locales de cervecería Budapest.

Entre sus clientes están los supermercados Tottus y San Francisco, además de diversos pubs y restaurantes capitalinos. También hacen envíos a la IV y V regiones y ya están en conversaciones con otra importante cadena del retail. El negocio ha ido bastante bien, tanto que hace seis meses comenzaron con la venta de Die M en botella.Partieron con una entrega de apenas 2.500 botellas, y hoy ya van en más de 9 mil, cifra que esperan doblar para 2008. El último pedido que recibieron fue de Tottus Parque Arauco, flamante local ad portas de su apertura.