< Duna y Zero ya eran marcas potentes en el mercado radial. Pero la arremetida del Grupo Dial, que a esas dos emisoras suma otras cuatro –Carolina, Beethoven, Club y Cariño– plantea un escenario competitivo distinto, porque la estrategia del holding es cubrir distintos mercados y conectarse con muy diferentes audiencias. Para Anita Holuigue, que […]

  • 20 abril, 2007

<

Duna y Zero ya eran marcas potentes en el mercado radial. Pero la arremetida del Grupo Dial, que a esas dos emisoras suma otras cuatro –Carolina, Beethoven, Club y Cariño– plantea un escenario competitivo distinto, porque la estrategia del holding es cubrir distintos mercados y conectarse con muy diferentes audiencias. Para Anita Holuigue, que maneja el grupo perteneciente a los mismos dueños de Copesa, el desafío no puede ser más estimulante, atendida su pasión por la radio como medio y su reconocida experiencia en marketing.

Mientras Zero es una radio orientada a un público joven y un tanto rupturista y Carolina una radio juvenil más masiva, Club cubrirá con música el frente del adulto joven masculino, Cariño el segmento femenino y la Beethoven el espectro de los amantes de la música clásica. El eje de Duna, por su parte, seguirá estando en la información y la opinión de cara al ABC1. Su oferta es contundente tanto en la mañana con Duna en punto (Cony Stipicic y Matías del Río) y Hablemos en off (Nicolás Vergara y Mauricio Hoffman más invitados) como en la tarde, con Efecto invernadero (Soledad Onetto y Francisco Aravena) y el ya clásico Terapia chilensis. Entremedio de estos dos últimos programas, los locos de Psicotrópico (Felipe Izquierdo, Marcelo Comparini y Marcos Silva) dejan la grande a la hora del taco.