Durante las semanas de exámenes, los jóvenes pueden dedicar infinidad de horas diarias al estudio, con el objetivo de obtener los mejores resultados. Por eso, el European Hydration Institute (EHI) alerta sobre el desconocimiento que tienen los jóvenes en la importancia de mantener una hidratación adecuada. De hecho, según un estudio de la Universidad Complutense […]

  • 11 junio, 2014

Flickr-hidratación

Durante las semanas de exámenes, los jóvenes pueden dedicar infinidad de horas diarias al estudio, con el objetivo de obtener los mejores resultados. Por eso, el European Hydration Institute (EHI) alerta sobre el desconocimiento que tienen los jóvenes en la importancia de mantener una hidratación adecuada. De hecho, según un estudio de la Universidad Complutense realizado entre jóvenes estudiantes, el 95% de los participantes en el estudio afirma que solo bebe líquidos cuando se siente sediento y es probable que muchos de ellos no se hidraten adecuadamente a lo largo del día.

Este [tweetable]organismo recomienda mantener niveles de hidratación adecuada durante las horas de estudio[/tweetable] para combatir el cansancio, mantener el cerebro a alerta y, por tanto, optimizar la capacidad cognitiva. El consumo de líquidos variados como zumos, leche y otras bebidas, complementado con frutas y vegetales, contribuye a mantener una correcta hidratación. Además, bebidas como el té o los refrescos de cola contienen pequeñas cantidades de cafeína que ayudan a mantener la concentración.

En este sentido, Lluís Serra-Majem, miembro del EHI y Catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria afirma que “el estudio y los exámenes exigen un alto nivel de concentración”. Los jóvenes deben beber de forma regular en esos momentos. Además, es recomendable comer frutas y vegetales por su alto contenido en agua. Y también bebidas con pequeñas cantidades de cafeína, como el té o los refrescos de cola, que ayudan a mejorar la capacidad de concentración, ya que el estudio y la preparación de exámenes requiere un elevado grado de concentración”.

El calor también puede reducir el nivel de hidratación en la población estudiantil si no se ingiere líquido de forma regular. Por esta razón, es importante equilibrar el líquido que las personas pierden durante el día a través del sudor, la orina y la transpiración mediante la ingesta de diferentes bebidas y de comidas ricas en agua.

Según Serra-Majem: “mantener un estado de hidratación ayuda a optimizar el estudio y a combatir el cansancio, incrementando la eficacia. Los estudiantes deben mantener un equilibrio entre la ingesta y la pérdida de líquidos a lo largo del día para asegurar que están correctamente hidratados”.

Lee la noticia completa en ABC.es