Iba a durar 90 días, pero logró superar su mayor obstáculo y seguir “viviendo”.

  • 21 febrero, 2018

 

El 7 de junio de 2003, Opportunity despegó de la Tierra con destino a Marte junto a Spirit, otro rover que exploraría el planeta junto a él. Ambos llegaron en enero de 2004 a su destino y la NASA tenía previsto que sobrevivieran durante 90 días.

¿Por qué 90 días? Porque después de ese tiempo llega el invierno en Marte, que dura el doble de lo que dura en la Tierra, y ambos rover estaban en el hemisferio sur de Marte, que es aún más frío.

Para intentar que sobrevivieran un poco más, los ingenieros de la NASA hicieron que los rover se inclinaran hacia el norte para que los paneles solares de los vehículos maximizaran la recolección de luz solar para el invierno. Y a pesar de todo, ambos rover lograron superar el primer invierno en Marte.

En 2009, Spirit perdió sus dos ruedas y quedó atrapado en una trampa de arena que le impidió a inclinarse hacia el norte para seguir subsistiendo y acabó perdiendo la batalla.

Opportunity ha logrado sortear los inviernos gracias a la inclinación, y si bien hay varias semanas que no se puede mover de un lugar, porque perdería energía, sigue con su exploración y enviando fotos (225.000 hasta hoy).

Eso sí, los científicos de la NASA ahora temen más al polvo que al invierno, ya que al cubrir los paneles del rover, impiden que la recolección de energía sea óptima. De hehco, la última gran tormenta de polvo de 2007 disminuyó notablemente la capacidad de captación de energía del Opportunity.

Pero ya han pasado más de cinco mil días desde que este rover llegó al planeta rojo, y si todo sigue hasta ahora, podrá seguir miles de días más.