Respeto y conservación del patrimonio de Santiago no es la regla hoy por hoy. Pero no todo está perdido. La fl amante nueva sede del instituto de idiomas Tronwell, ubicada en Santiago centro, quiso marcar la diferencia y rescató un viejo edifi cio de la década del 30. El inmueble de cinco pisos y un […]

  • 6 abril, 2007

Respeto y conservación del patrimonio de Santiago no es la regla hoy por hoy. Pero no todo está perdido. La fl amante nueva sede del instituto de idiomas Tronwell, ubicada en Santiago centro, quiso marcar la diferencia y rescató un viejo edifi cio de la década del 30.

El inmueble de cinco pisos y un subterráneo se remodeló por completo. Se remozó la fachada, se hizo una cafetería, una sala de cine para los estudiantes, audioteca, salas climatizadas y una encantadora vista hacia el cerro Santa Lucía y sus esculturas. Tronwell downtown es el nombre de esta nueva sede, ubicada en Avenida Santa Lucía, frente al cerro. Detrás de este proyecto, que tuvo un costo de más de 300 millones de pesos, están el abogado Felipe Garay, Ricardo Reñones, ingeniero comercial y el gerente general de Tronwell Downtown, Sebastián Ruiz Tagle, joven y emprendedor empresario e ingeniero agrónomo, quien se ha caracterizado por comprar pequeñas empresas y hacerlas crecer, para luego venderlas. La versión Downtown de este instituto de idiomas, ya planea abrir a fines de año una nueva sede, en las comunas de La Florida o Maipú.