La programación de conciertos en el Teatro del lago en Frutillar; el experto cervecero Benjamin Wood y sus recomendados de esta temporada; una entrevista al último editor de Germán Marín, Felipe Gana; la muestra «Dibujos de Viaje y Arquitectura» de Cristián Boza en la Galería de Arte La Sala; los favoritos para los premios Oscar y más. Aquí, nuestra guía para disfrutar este verano.

  • 16 enero, 2020

Sonidos clásicos del verano

Frutillar es una de las joyas indiscutidas de nuestro sur. no solo por su maravilloso entorno natural, también por su destacada oferta cultural. Este año el Teatro del Lago cumplirá una década, marcada por conciertos y obras de primer nivel. Y como cada verano, hace más de medio siglo, vuelven las semanas musicales.

Desde el 27 de enero y hasta el 5 de febrero la localidad ubicada en una de las orillas del lago Llanquihue acogerá a una nutrida programación de conciertos. Para los habitantes, turistas y veraneantes que por estos días copan esa zona de nuestro país, la oportunidad de combinar naturaleza con cultura es insuperable. Este año las Semanas Musicales –que existen desde 1968– contarán con diez conciertos de mediodía y diez conciertos vespertinos que tendrán lugar en el Teatro del Lago y que en total congregarían a unas 12.000 personas.

Dentro de la programación vespertina hay conciertos a cargo de la Banda Sinfónica de la Fuerza Aérea de Chile, la Orquesta Sinfónica Nacional de Chile, la Orquesta de Cámara del Teatro Municipal de Santiago y la Orquesta de Cámara de Chile, entre otras agrupaciones. Los conciertos de mediodía incluirán al Quinteto de Vientos USACH, el guitarrista Nicolás Emilfork, la soprano chilena Patricia Cifuentes y el dúo Chak Duo.

Dentro de los invitados internacionales destaca el conjunto esloveno Grand Trio Concertante, el grupo argentino Pampa Brass y el dúo polaco Cracow.

Además, con la intención de llegar a un público más amplio, habrá 24 Conciertos de Extensión que se desarrollarán en ciudades como Castro y Viña del Mar, y un concierto internacional en San Carlos de Bariloche, Argentina. Muchas de estas funciones serán en lugares no convencionales, como hospitales, centros deportivos, iglesias y bibliotecas. Harriet Eeles, presidenta de la Corporación Cultural Semanas Musicales de Frutillar, señala que el programa de extensión apunta a “construir una sociedad con alma”. Con la misma intención habrá encuentros culturales y clases de instrumentos, ambas instancias gratuitas.

Datos de la temporada:

Total conciertos: 43

Músicos participantes: 400

De 6 países (Chile, letonia, eslovenia, brasil, argentina, polonia)

Orquestas: 5

Bandas: 2

Coro sinfónico: 1

Solistas y agrupaciones de cámara (dúos, tríos, cuartetos, quintetos): 19

Compositores chilenos: 13

*TIP: Blanca & Co. se llama el local bistró que se encuentra en la fachada del Teatro del Lago, en la costanera de Frutillar. Además de los deliciosos helados artesanales Pudú, ahí se pueden encontrar quesos de la zona, panes de masa madre y charcutería española.

“No creo que ningún narrador chileno tenga una obra de la espesura de Marín”

Por: Sofía García-Huidobro

Felipe Gana fue el último editor de Germán Marín. Parte fundamental de Ediciones UDP, es además uno de los socios fundadores de Lecturas Ediciones. En 2014, junto a Sebastián Astorga y Gabriel Zanetti, comenzaron a rescatar la obra, perdida, de Iván Teillier. Desde entonces publican unos cinco libros al año y en su catálogo cuentan con autores como Mike Wilson, Edgardo Cozarinsky, Rosario Blefari y el recién difunto Marín, con dos títulos. Reeditaron su primera novela, Fuegos artificiales, y ahora, la última, Un oscuro pedazo de vida. El libro reúne cuentos y una novela corta, y se publicó días antes de la muerte del escritor el pasado 29 de diciembre. Gana, que además escribe reseñas de libros para Capital, tuvo una cercana relación con Marín. Aquí cuenta cómo fue trabajar con él y ser su amigo.

-¿Cómo conociste a Germán Marín?

-Lo conocí a finales del 2012. Matías Rivas me invitó a almorzar con ellos en el restaurante Le Flaubert. Me acuerdo que yo iba atrasado, Matías más, pero me pidió que me apurara, que “don Germán” (como le decíamos entre respeto y cariño) no tenía muy buen humor. Tal cual, llegué, y había un señor entre enojado y curioso de conocerme. Creo que nos pusimos a hablar mal inmediatamente y congeniamos. Primero fuimos amigos, los almuerzos eran a lo menos mensuales en ese mismo lugar. Había que llegar temprano, para alcanzar a pedir el menú, si no filete Robespierre, carne a punto con sal de mar y alcaparras. Después comenzó la relación con Lecturas, cuando lo convencimos de reeditar Fuegos artificiales, su mítica primera novela editada por Quimantú en 1973. Fue un arduo trabajo, la modificó mucho, incluso le tuvo que cambiar el nombre a un personaje porque coincidía con uno de sus nietas. 

-¿Crees que recibió los honores que merecía o queda pesando el que no le hayan dado el Premio Nacional?

-Creo que, para un autor con una obra como la de Marín, nunca son suficientes los premios. Pero en su caso fueron extremadamente mezquinos. No creo que ningún narrador chileno tenga una obra de la espesura de Germán. Su nombrada trilogía y El palacio de la risa, por nombrar dos de su extensa producción, son claves para entender nuestra historia y se deberían leer mucho más. Ni siquiera recibió el Manuel Rojas, el premio chileno más importante a nivel internacional y que solo lo han ganado extranjeros.      

-¿Un oscuro pedazo de vida recopila escritos de distintas épocas o fue escrito hacia el final de sus días?

-Hay de todo. Cuentos que encontró y otros que eran lo último que estaba escribiendo. “Borrones”, que es uno de los cuentos más extensos del libro, era una novela que se le frustró. “Inestabilidad”, que es una novela corta, es lo último extenso que escribió. 

-¿Fue muy difícil editar a un editor?

-Imposible. Nos fue difícil competir con sus mañas y oficio. Cuando hicimos Un oscuros pedazo…, a Germán las cataratas lo tenían semiciego, veía poco, casi no podía leer, pero igual corrigió. Fue mañoso, e incluso terco. La última vez que vio las pruebas de imprenta fue a principios de diciembre. La idea y el color de la portada también fueron de él.

-¿Era tan mañoso y cascarrabias como dicen?

-Era mañoso, cascarrabias y muchas cosas más, pero también era un leal amigo de sus amigos, generoso en sus conocimientos. Una presencia que se extraña. Decía que cuando volvió a Chile -vivió fuera entre 1973 y 1992- lo que más extrañaba era la presencia enorme de su amigo Enrique Lihn. Algo así sentimos los que lo conocimos, que algo falta.

Pie de página

Para capear el calor capitalino o frente a algún paisaje de verano, la lectura siempre es una buena compañera. Aquí, dos jóvenes escritoras argentinas, Enríquez y Sández, usan el enigma para mantenernos pegados a sus páginas. David Wallace-Wells alerta sobre el futuro que podría esperarnos si no tomamos consciencia, y, también, una autobiografía del brillante y adelantado inventor Nikola Tesla. 

Por Sofía García-Huidobro y Felipe Gana.

• Nuestra parte de noche, Mariana Enríquez. La autora argentina viene construyendo, sin apuros, una de las narrativas más cautivantes del continente y, con este libro, queda de manifiesto. Premio Herralde de Novela 2019 y elegida por diversos medios como lo mejor del año, este volumen, de casi setecientas páginas, intriga desde su comienzo. Lo que empieza como una novela de carretera de un padre con su hijo, muta a una de las más espeluznantes experiencias de lectura. Dividida en seis capítulos Enríquez narra la historia de la familia Reyes Bradford, quienes controlan parte importante de la producción de la provincia de Misiones, Argentina. Además de esconder un ominoso secreto, realizan un sinestro culto a la Oscuridad, en el que las vidas humanas no valen nada, ni siquiera si son hijos, nietos o hermanos. Lo único que les importa es abrir el portal para comunicarse con este extraño y tenebroso dios y así lograr la eternidad. FG.   

• Mis inventos, Nikola Tesla. El gran inventor del siglo XX escribe su autobiografía, en la que mezcla recuerdos e inventos, y cuenta cómo estos lo ayudaron a idear adelantadas creaciones. La transmisión de electricidad sin cables, energías menos contaminantes y hasta armas de destrucción masiva teledirigidas, incluso hoy, a más de ochenta años de su muerte, siguen siendo sorprendentes. Tesla también aborda su compleja relación con Thomas Alva Edison y con otros investigadores de su época, todo en un lenguaje llano y cercano. Así mismo, explica cómo costeaba su vida durante una temporada que pasó en el París de finales del siglo XIX: “Los últimos 29 días del mes son los más difíciles”. FG.     

• El planeta inhóspito, David Wallace-Wells. Una lectura cruda pero necesaria para tomar conciencia de lo urgente que resulta combatir el cambio climático. Lo sabemos, claro, pero a veces las avalanchas de información y fake news pueden distraernos. Aquí la sentencia del escritor y editor sobre el futuro del planeta es apocalítica: calor, hambruna, inundaciones, plagas, sequía, incendios y colapso económico, son algunos de los capítulos. Una realidad preocupante, para el autor alarmante, pero que al mismo tiempo depende de nosotros solucionar. «Un libro penetrante, que a la vez da miedo y esperanza sobre el futuro», señaló el escritor Jonathan Safran Foer sobre El planeta inhóspito. SGH.

• Una casa llena de gente, Mariana Sández. Antes de morir, una madre le deja a su hija un diario donde narra algunos acontecimientos que marcaron un periodo de su infancia, cuando vivían en medio de una intensa vecindad. La escritora argentina arma un relato íntimo, y también enigmático, usando distintas voces; la de la narradora, la madre, la amiga, la abuela y la vecina, entre otras. Una especie de interrogatorio invisible que va entregando piezas de manera sutil hasta armar el puzle de recuerdos agrietados. Sorprende la capacidad de adentrarse, con sinceridad y soltura, en los miedos y anhelos que todo ser humano enfrenta día a día. SGH. 

El experto cervecero

Benjamin Wood ha trabajado en el rubro de la cerveza por más de una década, entre Chile y Estados Unidos. El “gringo” es un Certified Cicerone –sommelier de cerveza– y oficia como director de Brebajes en Beervana y en la popular hamburguesería “El Honesto Mike” en Providencia. Locales a los que pronto se sumará “El Pulento Joe” en el Barrio Lastarria. Aquí, @benvanachile nos cuenta qué cervezas la llevan esta temporada.

• Hazy o New England Style IPA. Las IPAs finalmente han encontrado su lugar dentro del paladar chileno. Cuando empezamos a importar este estilo de cerveza, hace 6 años atrás, no había muchos ejemplos del estilo ni mucho público para disfrutarlas. Ahora hasta las marcas industriales han sacado sus versiones (con imágenes y logotipos sospechosamente parecidos a algunas marcas clásicas extranjeras). La nueva tendencia son versiones de IPAs más enfocadas en el cuerpo y aroma, en vez del amargor. Nacido en el nororiente de los EE.UU., este estilo típicamente usa cebada malteada junto con avena o trigo para aportar en su apariencia turbia, con levaduras expresivas que apoyan su jugosidad o textura gruesa, y una abundante cantidad de lúpulos más tropicales, que traen aromas y sabores a piña, papaya, mango, maracuyá y notas cítricas. Sierra Nevada Hazy Little Thing (355bml, $3.300), Modern Times Ghost Mountain (473bml, $4.900) o Tamango Brebajes Corta Corriente (355bml, $3.300).

• Aciditas: Gose, Berlinerweisse y más allá. Estas cervezas han llegado de vuelta a la luz gracias a su amigabilidad. Algunas como Gose y Berlinerweisse, de origen alemán, usan un método donde se inocula el mosto con la bacteria lactobacillus, para introducir ácido láctico y apoyar su acidez. Frutas, hierbas y especias son incluidas después. Este proceso ha sido adoptado en países como Brasil, Dinamarca, Estados Unidos y Japón. Algunas chelas para probar serían Modern Times Fruitlands con Guayaba y Maracuyá (473 ml, $4.300), Coronado Tiki Sunset con Lactosa, Piña, Coco Tostado y Nuez Macadamia (473 ml, $4.200), y en un paso más allá, Cuvee de Jacobins, una cerveza ácida estilo Flemish Red con guinda y añejada en barrica de roble francés por 18 meses (355 ml, $4.300), de Bélgica.

• Lagers: Limpia, Refrescante, y de Vuelta en Acción. Hay belleza en la simplicidad también. Los últimos años ha estado lleno de guerras para fabricar una cerveza más amarga que la otra, o cuántas frutas o ingredientes se pueden agregar, pero hay algo que decir sobre cervezas más conocidas por ser “limpias”. Para producir una lager buena, los cerveceros tienen que estar meticulosamente atentos a detalles, temperaturas y, quizás lo más complicado de todo, tiempo y paciencia. Estas cervezas típicamente demoran unas seis semanas en fabricarse, fermentar y madurar. Además, no hay dónde esconder errores o malos sabores porque cada detalle se amplifica. Muchas cervecerías están tomando el desafío de fabricar lagers con sus propios embellecimientos. Algunos ejemplos serían Stone Brewing Tropic of Thunder (568 ml, $4.700), con lúpulos más aromáticos como Citra, Mosaic y Cashmere. Una lager más clásica es Shchlenker-La Helles Lager desde Bamberg, Alemania (500 ml, $3.100) o Dinckelacker, y su nueva Hopfenwunder Hoppy Lager (355 ml, $2.700).

Y los favoritos son…

Finalmente se dieron a conocer los nominados que tenían a varios expectantes. La versión número 92 de los Premios Oscar se llevará a cabo el próximo 9 de Febrero en Los Ángeles, California, y Al igual que el año pasado, el evento no contará con un presentador principal. Los ganadores de los Golden Globes y la crítica especializada nos permiten anticipar qué cintas podrían hacerse de una estatuilla dorada.

Por Sofía Irarrázaval

Parasite: El director surcoreano Bong Joon-ho ha recibido varios galardones, entre ellos, la Palma de Oro en Cannes y el Globo de Oro como mejor película extranjera, lo que la posiciona como una de las favoritas para quedarse además con el Oscar. El medio inglés Little White Lies la posicionó como la número 33 en el ranking de “Las mejores 100 películas de la década”.

Historia de un matrimonio: Con Scarlett Johansson y Adam Driver como protagonistas, la producción de Netflix se adjudicó solo una de las seis nominaciones que tenía a los Globos de Oro. Laura Dern, con su papel de abogada, salió elegida como mejor actriz de reparto en el drama dirigido por Noah Baumbach. Rotten Tomatoes le otorgó el puesto número 11 a la cinta en el ranking de las películas del año.

1917: Fue una de las sorpresas de los Globos de Oro con el galardón a mejor película y con Sam Mendes como mejor director, y ambos también están nominados al Oscar. El extenso reparto, que incluye a Colin Firth y Benedict Cumberbatch, y que tiene como escenografía la Primera Guerra Mundial, aparece con  8.6/10 estrellas en IMDb.

El irlandés: Scorsese lo hizo otra vez y va nominado a Mejor director. Mientras las actuaciones de Al Pacino y Joe Pesci compiten para mejor actor secundario. La película ha tenido 158 nominaciones, de las cuales ha ganado 41. Si bien no se quedó con ninguna de las estatuillas de los Globos de Oro, la producción de Netflix tiene el puesto número 6 en Rotten Tomatoes y el 26 en Little White Lies.

Érase una vez en Hollywood: La receta DiCaprio, Pitt, Robbie y Tarantino dio excelentes resultados. La película estrenada en Cannes se quedó con tres trofeos de los Golden Globes, uno de ellos a Brad Pitt como mejor actor de reparto, que vuelve a estar nominado al Oscar. Érase una vez… tiene 7.8/10 estrellas en IMDb y ocupa el puesto 12 en la lista Rotten Tomatoes. 

Joker: Por último, la cinta protagonizada por Joaquin Phoenix es la que obtuvo más nominaciones al Oscar este año. El guasón del director Todd Phillips compite para quedarse con 11 estatuillas. El villano de Ciudad Gótica ya obtuvo dos Globos de Oro y dos Critics Choice Awards, entre otros premios. Además, el medio IMDb la ubicó en el puesto número 1 de las mejores películas del 2019.

Dibujos y tributo a Cristián Boza

«Fue muy emocionante, un verdadero homenaje en vida”, comentó Diana Wilson, mujer del arquitecto Cristián Boza, tras la inauguración de la muestra Dibujos de Viaje y Arquitectura en la Galería de Arte La Sala. La idea de la exposición surgió de su entorno más cercano, en particular del arquitecto Jorge Figueroa, atendiendo al delicado estado de salud de Boza (76) desde hace algunos meses. El evento, al cual llegaron varios de sus colegas, transcurrió en un ambiente emotivo y con varios discursos de amigos. Acompañado por toda su familia, el arquitecto se veía agradecido al escuchar las palabras que le dedicaron el diseñador Walter Yunge y Humberto Eliash, actual presidente del Colegio de Arquitectos. La muestra de Boza reúne algunos de sus dibujos y croquis, una verdadera bitácora gráfica, que además ensalza el arte del dibujo a pulso y su importancia en la creación arquitectónica. Desde agosto del año pasado, el ex decano de la Universidad San Sebastián no ha podido dedicarse a la arquitectura ni a desarrollar su otra pasión; el dibujo. En entrevista a Capital en 2017 señaló que estaba dedicado a la producción de cactus que colecciona en su casa de Los Vilos.

Hasta el 30 de enero puede visitarse Dibujos de Viaje y Arquitectura en Francisco de Aguirre 3720, Vitacura. 

Smiljan Radić al papel

La semana pasada se lanzó Obra Gruesa. Arquitectura Ilustrada por Smiljan Radić, primera publicación monográfica del arquitecto chileno. Además de textos escritos por el propio Radić, que incluyen desde reflexiones e inspiraciones, hasta fragmentos de sus cuentos favoritos, el libro trae planos e imágenes de 24 de sus proyectos claves, entre ellos el Pabellón Serpentine Gallery de Londres y el Teatro Regional del Biobío. El arquitecto afirma que las obras escogidas para esta edición, y que abarcan hasta 2015, representan una matriz para entender el resto de su trabajo. Obra Gruesa es producto de la unión entre la Fundación Antenna, red que conecta a las personas con el arte, y Ediciones Puro Chile, hace ya dos años. Claudia Pertuzé, fundadora de la editorial de arte, trabajó junto a Radić para materializar este volumen que constituye un objeto de arte en sí mismo. “Smiljan es un arquitecto reconocido y premiado a nivel internacional, pero aún tiene un alto desconocimiento en Chile. Este proyecto busca dar a conocer de una forma más amplia y profunda su trayectoria”, afirma Alfonso Díaz, uno de los fundadores de Antenna, junto a Elisa Ibáñez y Constanza Güell.