Con la llegada de la nueva generación del C4 Cactus, de la casa de los chevrones, la marca francesa vuelve a una vieja tradición: el confort de sus sofisticadas suspensiones para proponer lo que la comodidad también puede ser cool. Citroën es una marca que vive un potente revival en los últimos años. Con un […]

  • 31 agosto, 2018

Con la llegada de la nueva generación del C4 Cactus, de la casa de los chevrones, la marca francesa vuelve a una vieja tradición: el confort de sus sofisticadas suspensiones para proponer lo que la comodidad también puede ser cool.

Citroën es una marca que vive un potente revival en los últimos años. Con un trabajo que reordenó su gama, modelos atractivos dotados con motores muy eficientes, la casa francesa parte del Grupo PSA (que también compone Peugeot y Opel), ha sabido crecer en ventas y preferencias de usuario, tanto en Chile como en sus principales mercados internacionales.

Su ecuación de diseño vanguardista, innovación en equipamiento y un pool de bloques motrices que se cuentan entre los más eficientes del mercado ha dado resultado, y hoy agrega un nuevo integrante que trae de vuelta una de las más potentes tradiciones de la marca: sus acabadas y confortables suspensiones que en algún momento de su historia casi fueron su sello de identidad. Basta recordar su sofisticado sistema hidroneumático que portaba el recordado Citroën CX, entre otros, de los años setentas y ochentas.

Se trata del Nuevo Citroën C4 Cactus, un auto que llega con la topología de hatchback, tras un leve cambio de actitud, ya que su predecesor fue considerado un crossover y que incorpora una nueva suspensión con sus novísimos Amortiguadores Progresivos Hidráulicos, una tecnología que implica más de 20 patentes propias de la marca y que promete un nivel de comodidad inédito en el andar (al menos en su categoría), al punto que el fabricante dice que su andar es similar a “una alfombra voladora”.

En diseño llega con una evolución clara de su antecesor, pero se ve más estilizado y ágil, con lo último en tendencias aplicadas a su desarrollo, pero con toques muy personales que hace que sea un auto que inmediatamente se relaciona con su marca, sus característico Airbumps, ahora son más pequeños y bajos, sumando a este estilo moderno. El interior es dominado por la tecnología, con los controles en display digitales, que suma en la experiencia de conducir un auto de vanguardia.

Cactus sofisticado

Pero para el nuevo Citroën C4 Cactus, la suspensión es un componente de su comodidad, ya que también aborda este valor desde distintas aristas como su nivel de equipamiento, que contempla hasta 11 nuevas asistencias a la conducción activas como el asistente a la salida en pendiente (Hill Assist), el sensor de punto ciego, el lector de señales de tránsito, el acceso y arranque manos libres (keyless) y el freno de emergencia, entre otras tecnologías. En conectividad y entretenimiento, un campo de batalla hoy clave para seducir a los compradores ofrece sistema Citroën Connect, con interface mediante pantalla táctil de 7”, con navegador GPS de TomTom, función Mirror Screen (Apple CarPlay y Android Auto), sistema manos libres bluetooth y cámara de retroceso.

En seguridad, en tanto, su lista incluye airbags frontales, laterales y de cortina, frenos ABS con distribución electrónica de frenado y asistente de frenado de urgencia, controles de tracción y estabilidad, monitor de presión de neumáticos, neblineros delanteros con función cornering y sensor de retroceso con cámara.

Los motores en tanto se nutren con un bloque gasolinero de tres cilindros y 1.2 litros turbocargado de  110 caballos de fuerza y 205 Nm de torque, que puede estar asociado a una caja mecánica o una automática de seis velocidades. Rendimiento sorprendente de hasta 16 kilómetros por litro en ciudad y hasta 25 km/litro en carretera. Mientras que las alternativas diésel incluyen  el motor BlueHDi de cuatro cilindros y 1.6 litros turbo, de 100 Hp y 250 Nm de torsión, asociado a una transmisión mecánica de seis velocidades. El precio de entrada de esta nueva generación del C4 Cactus es de $12.490.000, mientras que la variante más equipada y que oficia de tope de gama tiene un precio de $14.990.000.